15/11/2018
Editoriales

Julio 26 de 1997: muere don Jesús Dionisio González, presidente y fundador del grupo periodístico Multimedios Estrellas de Oro

 

Julio 26 de 1997: muere don Jesús Dionisio González, presidente y fundador del grupo periodístico Multimedios Estrellas de Oro. Jesús Dionisio González González “Chucho Nicho” nace en Marín, el 22 de agosto de 1913. Hijo de Francisco González Serna y Dolores González, desde joven Jesús Dionisio iba a ver de cerca la estación pionera de la radio XEH, del ingeniero Constantino de Tárnava, y pronto se involucró en ese negocio, dejando de ayudar a su padre en los transportes que eran el negocio familiar.

   En 1933 compró la estación XEX, cuyo propietario Federico Zertuche le dio facilidades de pago. Casó con la joven española Florentina Sánchez, procreando a sus hijos Francisco Antonio y Dolores González Sánchez. La estación de radio cambia de siglas para ser la XEAW en 1280 kHz de AM y… comienza la historia. La cobertura que la “W” hace de la entrevista entre los presidentes Ávila Camacho y Roosevelt es genial, pues sin faltarle al respeto a ninguno de los dos mandatarios, se hacen comentarios al aire en sentido crítico, dado que Chucho Nicho era un gran locutor y conocía los entresijos de ese oficio. Don Chucho Nicho, como cariñosamente le llamaban, fue dirigente nacional de la Cámara de la industria de la Radio y la Televisión, lo que le ayudó a crecer nacionalmente.

   El gobernador Fernando Elizondo le inauguró el canal 12, con lo que se desmentía el rumor acerca de que Alfonso Martínez Domínguez era socio de don Jesús. Esto porque entre Elizondo y AMD no había más que conflictos. En noviembre 22 de 1974 inició el exitoso periódico impreso El Diario de Monterrey –hoy Milenio- y don Jesús, al tiempo que se diversificaba en otras ramas del comercio e inmobiliarias, dedicó buena parte de su tiempo y recursos en obras sociales, como el Instituto de la Ceguera, el Templo de nuestra Señora de Guadalupe, el Banco de Sangre que hoy lleva su nombre, clínicas y proyectos comunitarios en general.

   Incursionó en la política, llegando a ser alcalde del municipio de San Pedro, donde se distinguió por ser accesible a todo mundo. Conocí a don Chucho Nicho por conducto de su amigo, mi tío Chon Espinosa. Tuve el privilegio de que él y doña Flor estuvieran en mi casa varias veces sin agenda previa ni fiesta qué celebrar, así que fueron agradabilísimas e inolvidables visitas. El buen humor de la pareja era envidiable, pues doña Flor tenía gran facilidad para contar anécdotas y don Jesús siempre bromeaba conmigo y ambos carcajeamos no pocas veces en restaurantes y cafés de Monterrey. Su nombre se perpetuó en la calle por donde pasaba todos los días para trabajar en la dirección del Grupo Multimedios.