23/06/2018
Editoriales

OBAMA PREPARA EL PRETEXTO PARA UNA GUERRA CON CHINA

El Departamento de Defensa de Obama, con el respaldo de un representante de la Unión Europea (UE), lanzó antier una campaña para atacar a China, calificándola de nación forajida si se niega a obedecer las conclusiones del Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya, con relación a la disputa en torno al Mar del Sur de China. Se espera que en los próximos meses el Tribunal dé a conocer su decisión sobre el caso presentado por el gobierno títere de Obama en Manila, en donde básicamente va a fallar sobre la llamada "línea de nueve trazos", el mapa elaborado por China de la zona del Mar del Sur de China que ellos consideran parte suya.

El problema es que China nunca ha aceptado el arbitraje argumentando que tanto China como Filipinas tienen tratados vigentes que obligan a que los conflictos se resuelvan mediante el diálogo bilateral, además de que China considera que este es un asunto de soberanía, no de temas sobre explotación económica y que por lo tanto no está sujeto al arbitrio del Tribunal. Sin embargo en octubre del 2015, el Tribunal falló que a pesar de eso, ellos tenían jurisdicción y que procederían al arbitraje sin la participación de China, es decir, otra operación imperialista con un tribunal imperial.

Amy Searight, subsecretaria de la Defensa de EU para Asuntos del Sureste y Sur de Asia, dijo en su intervención el miércoles ante el CSIS (Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales), que Estados Unidos, la Unión Europea (UE), y sus aliados como Australia, Japón, y Corea del Sur, tienen que estar preparados para dejar en claro que el fallo del Tribunal debe de tener carácter obligatorio; y que le va a "costar" a China no respetar el fallo si pierde el caso, según informó la agencia británica Reuters. "Tenemos que estar preparados para ser muy expresivos y ruidosos, todos en armonía, respaldando a Filipinas y el resto de los demandantes de la ANSEA, para manifestar que esta es una ley internacional, esto es increíblemente importante, es obligatorio para todas las partes", dijo. Agregó que el mensaje a China era: "Te vamos a hacer responsable" y que además de dañar la reputación de China, "podemos pensar en otras formas creativas de imponerle también costos".

Obama, en la Cumbre Sunnylands con los líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA) la semana pasada, también fanfarroneó con que la decisión tiene carácter obligatorio sin importar lo que piense China y que "las partes están obligadas a respetarla y someterse a ella".

Asimismo, en el CSIS, Klaus Botzet, jefe del equipo político de la delegación de la UE en Washington, respaldo las amenazas de Searight, y salió con la mentira de que China "invierte mucho más en sus fuerzas armadas en comparación a su crecimiento económico; está forzando a sus vecinos a hacer alianzas en su contra; posiciones que de otra manera no habrían tomado sus vecinos y el rendimiento en las inversiones en esta política es negativo".

El Tribunal Permanente de Arbitraje fue fundado en 1899, pero no tiene poder para hacer cumplir sus fallos y ciertamente ningún poder cuando una de las partes rechaza su autoridad. Sin embargo, está claro que Obama intenta usar el esperado fallo para respaldar su amenaza de guerra.