07/Apr/2020
Editoriales

Los Templos de Monterrey. Templo del Santo Niño de la Salud

El Templo del Santo Niño de la Salud se localiza en la calle Tlaquepaque número 267 de la colonia Mitras sur. Se trata de una Iglesia dedicada al Señor Jesucristo en su advocación de niño y es muy frecuentada por fieles que van a pedir por la salud de los enfermos. 

  Esta devoción es reciente, digamos, pues comenzó en la ciudad de Morelia a finales de la tercera década del Siglo XX. Su historia empieza cuando una beata llamada María de Jesús Magaña Díaz recibió un regalo de su madrina de bautizo María Guadalupe Calderón Castañeda, consistente en una imagen del Niño Dios. A la señorita Magaña le agradó tanto la imagen que, una vez pasadas las navidades, no la guardó durante el resto del año, sino que la colocó en la sala de su casa con fines ornamentales. 

  Pasado un tiempo, Magaña tuvo necesidad de rezar por la salud de un pariente enfermo y, ante la imposibilidad de visitar algún templo, pidió a la imagen del Niño Jesús que lo sanara, y se sorprendió cuando su pariente recuperó la salud en inusual forma. A partir de entonces ella comenzó a recomendar la devoción al Niño Jesús, y en Morelia, ciudad de amplia feligresía, pronto se convirtió en costumbre en todos los barrios. Esto llevó a que Magaña decidiera en el año de 1942 regalar la Imagen al Templo de San Agustín en la capital michoacana. 

  Prendió tanto este fervor en Morelia que debió fabricarse una réplica de la imagen del Niño Jesús para que fuese peregrina y poder llevarla a los enfermos que yacían en casa. El 15 de diciembre de 1957 el arzobispo de Morelia Luis Ma. Altamirano y Bulnes envió al Templo de Nuestra Señora del Carmen, también de Morelia, ambas imágenes, donde se bendijeron y coronaron, empezando la popularidad de la imagen como El Santo Niño de la Salud. Además, en ese mismo año de 1957, María Guadalupe Calderón Castañeda recibió la autorización del mismo Arzobispo para edificar un Templo dedicado a ese culto, el que se terminó en 1961, a donde se trasladó la Imagen original. 

  El siguiente paso se dio un lustro después, en 1966, cuando Calderón y Magaña fundaron juntas una congregación religiosa con la misión de propagar la devoción del Santo Niño de la Salud. Ya con ese formato la devoción rebasó las fronteras de Michoacán llegando a Querétaro, México, Toluca, Puebla, Guadalajara, León, Guanajuato, Monterrey, Saltillo, Culiacán, Cuernavaca, Monclova, Torreón, y en Estados Unidos a Texas, California, y Mississippi.

  Una vez internacionalizado, este fervor llegó a otras naciones como Irlanda, Argentina, España, Italia, Polonia, India, Australia y aún al continente africano, en donde un misionero llevó su imagen. Actualmente, la Congregación del Santo Niño de la salud sigue creciendo y maneja internados así como orfelinatos en todo nuestro país. 

  En cuanto a la descripción de La Imagen del Santo Niño de la Salud, podemos decir que es de tamaño chico, de unos 30 centímetros, tallada en madera con la figura del Niño Dios de aproximadamente 5 años de edad. Su vestimenta conlleva signos de realeza y poder, envuelta en un manto color púrpura con vivos de armiño, llevando un cetro en su mano izquierda, mientras está bendiciendo con la derecha. Y a su delicada cabeza la ciñe una corona imperial. 

 

Llega a Monterrey el Santo Niño de la Salud

 

Nuestra ciudad fue de las primeras que abrazó esta devoción pues en terrenos donados por la señora Concepción Montemayor de Riestra en la colonia Mitras sur, el 26 de Febrero de 1966 fue colocada la primera piedra del Templo dedicado al Santo Niño de la Salud, durante el arzobispado de Alfonso Espino y Silva. Se concatenó con el crecimiento demográfico de Monterrey, en especial el de la colonia Mitras que en ese tiempo se poblaba con familias de clase media alta, que demandaban todo tipo de servicios, entre ellos el religioso. 

  El edificio del Templo del Santo Niño de la Salud se levantó en cinco años. Diseñado por el arquitecto Eduardo Padilla fue construido por el ingeniero Roberto Barrera Gutiérrez, y financiado con donativos de los vecinos y de los propios promotores del templo. Se inauguró y bendijo el 10 de Abril de 1970, y de inmediato se llenó con vecinos y devotos del Santo Niño de la Salud, enfermos y sus familiares. Su fachada es de estilo neocolonial, con una sola torre, y en el segundo nivel hay doce vitrales con las imágenes de los Doce Apóstoles de Jesucristo. 

  El interior es sencillo, adornado en la pared izquierda por vitrales que representan los Dogmas de la Virgen María, que son: Su Virginidad Perpetua, la Asunción en cuerpo y alma a los cielos, Madre de Dios y  su Inmaculada Concepción. En tanto que en el muro derecho hay vitrales que narran la infancia de Nuestro Señor Jesucristo: su nacimiento, su presentación en el templo, su extravío y la predicación en el Templo. 

 

El apoyo a los enfermos internados en el Hospital Universitario

 

Uno de sus párrocos más famosos es el padre Alonso Treviño, conocido como el “padre Loncho” quien en 1998 se hizo cargo del Templo y de su promoción, dándole un gran impulso. Dejó establecido un vínculo espiritual con los enfermos del Hospital Universitario y sus familiares. Hoy día, a través de los grupos pastorales, siguen repartiéndose alimentos y artículos de primera necesidad a los familiares de enfermos que pernoctan en los alrededores. 

  En el año 2000 llegó el padre Walter Fernando Olvera, quien restauró el templo y sus oficinas. Actualmente el templo es administrado por el padre Raúl Ruiz Toscano, sacerdote del movimiento de la  Renovación Carismática que celebra importantes misas de sanidad a las que acuden cerca de mil personas a rogar por su propia salud o por la de sus enfermos. EL padre Toscano periódicamente lleva la imagen peregrina del Santo Niño de la Salud a los enfermos del Hospital Universitario. 

 

 

FUENTES 

 

 

http://www.santoninodelasalud.com/ 

 

 

https://www.arquidiocesismty.org/  

 

http://www.catholic-hierarchy.org/