14/11/2018
Editoriales

ARTE Y FIGURA 260516

Amigos aficionados, continuamos con el libro "Arte y Figura" de mi autoría:

PLAZA DE TOROS "NUEVO PROGRESO" DE GUADALAJARA

El 14 de febrero de 1542 se instaló el primer Ayuntamiento de la actual Guadalajara y su majestad, el Emperador CARLOS V de Alemania y I de España, le concedió el título de Ciudad y le otorgó su Escudo de Armas, que hasta estos días representa a Guadalajara.

La Plaza de toros "Nuevo Progreso", antes "Monumental Jalisco", fue diseñada para albergar a 16,561 espectadores, sobre una superficie de 60,000 metros cuadrados. El proyecto arquitectónico fue encomendado para su elaboración al arquitecto JOSÉ MANUEL ALDANA. Consta de cinco filas de barrera, siete de primer tendido, seis de segundo tendido, zona de palcos de siete personas cada uno, los asientos poseen grapas laterales de metal. Cuenta con nueve corrales, diez cajones de toriles, y el ruedo fue diseñado en una circunferencia de 46 metros de diámetro y un callejón con cuatro metros de ancho

PLAZA DE TOROS

"LA PETATERA"

La Plaza de toros "La Petatera", se instala los días de Feria en Villa de Álvarez, Colima. De "ingeniería artesanal", construida a base de troncos, carrizos, tapetes, petates sin que haya clavos de por medio, ya que toda su estructura se va armando a base de amarres con mecates. Cuenta con palcos, barreras, tendido de sol y sombra, alberga a poco más de cinco mil espectadores cómodamente sentados, tiene un ruedo de 60 metros de diámetro.

Cabe destacar que la plaza se monta cada año del 5 al 23 de febrero, y se desmonta de nueva cuenta para volverla a construir el siguiente año. Esta tradición se ha llevado a cabo de generación en generación ininterrumpidamente durante 153 años. La feria y los festejos charro–taurinos que se realizan son en honor al Santo Patrono del lugar, San Felipe de Jesús; durante esta temporada hay un sin número de festividades: peleas de gallos, desfiles charros, grupos musicales y por supuesto, los eventos taurinos con carteles de calidad, sin faltar el "toro de once".

El ambiente es tan agradable, que por ahí se deja ver la reina, las princesas, personajes con botargas, mujigangas, bandas de tambora, músicos, cancioneros, amén de manolas y un sin número de gentes - que hacen de Villa de Álvarez todo un acontecimiento. Pero volvamos "al toro", en esta singular plaza se presentan las figuras del momento, tanto americanas como europeas que hacen de la fiesta taurina algo excepcional.

Continuará... Olé y hasta la próxima.