Editoriales

Grigoriy Efimovich, Rasputín

Grigoriy Efimovich, Rasputín (1871-1916) era un campesino y místico ruso, sedicente “stranik”, u hombre santo, que nació en Pokrovskoye, provincia de Tobolsok. En 1904 Rasputín salió de su pueblo y se fue a San Peterburgo, dedicándose a la religión. Pero todo cambió para él y para la corte del emperador o zar de Rusia, Alejandro III, cuando se supo que su sola presencia calmaba la angustia del príncipe heredero hemofílico.

Esta habilidad le permitió ejercer una influencia casi magnética sobre la emperatriz Alejandra, y por conducto de ella, sobre su esposo, zar de todas las rusias, y en consecuencia, en la familia Romanov. Su influencia fue in crecendo al grado que impactó entre los nobles que, encabezados por el gran duque Diimitri Paulovich, y el príncipe Yusupov, lo asesinaron pues ya era insoportable su manejo displicente y arrogante, amén de que su fama de galán le creaba enemigos a granel. La muerte de Rasputín ha sido motivo de estudios y debates entre los historiadores, pues eso derivó en otros cambios que detonaron la revolución que derrocó al sistema de gobierno y asesinó a toda la familia real de Romanov.