Internacional

Militar de EEUU que quería "matar gente blanca" habría actuado solo en ataque de Dallas

DALLAS, EEUU  - Un reservista del Ejército de Estados Unidos, que estuvo desplegado en Afganistán y dijo que quería "matar gente blanca" debido a una serie de eventos de violencia racial en el país, llevó adelante un ataque en Dallas en el que murieron cinco policías, aparentemente solo, dijeron el viernes autoridades.

El ataque del jueves por la noche, en el que otras nueve personas -siete policías y dos civiles- resultaron heridas, se produjo al final de una protesta por las muertes de hombres negros a manos de la policía en Luisiana y Minesota durante la semana, en eventos que avivaron el debate nacional por los abusos de agentes de la fuerza.

La policía mató al responsable, identificado como Micah X. Johnson, tras acorralarlo en un estacionamiento para poner fin al incidente, que duró varias horas.

En tanto, la policía de Dallas sostuvo en un reporte que registró la casa de Johnson en un suburbio y encontró "materiales para fabricar bombas, rifles, municiones y un diario personal de tácticas de combate". La fuerza dijo que el hombre, de 25 años, no tenía historial criminal previo.

En la tarde del viernes, investigadores concluyeron que Johnson, quien estaba armado con un rifle, actuó solo.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, dijo a periodistas en Nueva York que "hasta el momento, parece haber solamente un responsable sin relación conocida con algún grupo terrorista internacional y tampoco parece que se haya inspirado en uno".

La policía detuvo a otras tres personas, pero las autoridades no las relacionaron públicamente con el tiroteo.

Se trató del incidente más letal que ha enfrentado la policía de Estados Unidos desde los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington. El hecho despertó temor a que se produzcan otros actos de venganza contra las autoridades debido a la violencia racial.

Una serie de muertes de hombres negros a manos de la policía en ciudades como Ferguson, Nueva York, Baltimore y Chicago han dado paso a movimientos como Black Lives Matter, que rechaza el uso excesivo de la fuerza por parte de los oficiales. La violencia ha impulsado casi dos años de protestas en las calles, mayormente pacíficas.

Los disparos del jueves llevaron a los manifestantes a correr aterrorizados del lugar, luego de que los grupos de policías desplegados para vigilar la marcha quedaron bajo fuego.

El presidente Barack Obama, quien está en Polonia para una cumbre de la OTAN, dijo que el tiroteo de Dallas fue un "ataque calculado y despreciable a las fuerzas del orden".

Obama, quien busca que el Congreso apruebe nuevas leyes sobre control de armas, agregó que: "también sabemos que cuando la gente tiene armas tan poderosas lamentablemente lleva adelante este tipo de ataques".

ENOJO CON LA "GENTE BLANCA"

Durante unas prolongadas negociaciones con la policía, el sospechoso se refugió en un garaje y dijo a las autoridades que "el final está por llegar", de acuerdo al jefe de la policía de Dallas, David Brown.

"El sospechoso dijo que estaba disgustado por 'Black Lives Matter'", dijo Brown, quien es de raza negra. "Dijo que estaba disgustado por los recientes incidentes mortales de la policía. Afirmó que estaba disgustado con la gente blanca. Manifestó que quería matar a blancos, especialmente a oficiales blancos".

Johnson estuvo en Afganistán entre noviembre de 2013 y julio de 2014.

Con el correr de las horas se conocieron algunos detalles sobre la personalidad de Johnson. En una página de Facebook de un grupo nacionalista negro lanzó un ataque contra la gente blanca. "¿Por qué tantos blancos (no todos) disfrutan matando y participando en la matanza de inocentes?", escribió.

Sumado el incidente del jueves, un total de 26 policías han muerto en Estados Unidos en lo que va de este año, según datos de una agrupación vinculada a la fuerza. La cifra representa un aumento del 44 por ciento en comparación al mismo período del 2015.

Un video grabado por un testigo muestra a un hombre con un rifle agazapado a ras del suelo y disparando de cerca contra una persona que parecía usar un uniforme. La persona cae al suelo. Reuters no pudo confirmar de inmediato la autenticidad de las imágenes.

En total, 12 policías y dos civiles recibieron disparos durante el ataque, dijo el alcalde de Dallas, Mike Rawlings. Tres de los oficiales eran mujeres, agregó. No había indicios de que el ataque estuviera vinculado a grupos extremistas del exterior, según funcionarios.