18/11/2018
Editoriales

KRISTINA KIRCHNER LLAMA A LOS ARGENTINOS "VENCER EL MIEDO" Y LUCHAR

El discurso de la ex Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner frente decenas de miles (algunas fuentes señalan 300,000) de partidarios en Buenos Aires —frente al tribunal al que acudió ese día— fue todo un discurso organizativo donde aportó el liderazgo necesario para una población agobiada por las políticas de austeridad impuestas por el Presidente Mauricio Macri quien sigue las directivas de Londres.

Muchas personas viajaron desde el interior del país en cualquier transporte que pudieran encontrar, a pesar de que Macri había cancelado deliberadamente los ferrocarriles y el metro ese día; muchos acamparon desde la noche anterior y soportaron la lluvia por seis o siete horas para escuchar a la ex Presidente. Una fuente señaló a EIR que esto no tenía precedente en la historia del país.

Pero además del importante efecto interno que tiene, el discurso de Cristina Fernández se sentirá también de manera absoluta en Brasil, en donde su amiga personal, la Presidente Dilma Rousseff, enfrenta un fraudulento juicio político, y lo escucharán también los círculos nacionalistas que defienden a Rousseff.

Fernández repitió muchos de los mismos temas que planteó en su documento escrito presentado en el tribunal, enfocándose en la hipocresía de "Panamacri", como se le conoce ahora, quien la acusa de corrupción cuando toda su familia ha sido nombrada en el escándalo de los documentos de Panamá. Asimismo, transmitió un mensaje muy incisivo: "Hay graves problemas", que han surgido desde que Macri asumió el cargo, y los argentinos se deben unir ahora porque "hay ideas y políticas que corregir".

Exhortó a formar un gran "frente patriótico" de amplia base, e insistió en que es el momento en que la gente tiene que permanecer en calma y enfocada, olvidarse de la furia, de las disputas mezquinas y de las luchas internas o de la afiliación partidista. No importa si te dices kirchnerista o no, todos estamos en el mismo barco, señaló. Nadie puede pagar las elevadas facturas de los servicios ni comprar comida en el supermercado. No dejes que te domine el miedo, dijo. Ahora es el momento de actuar con toda la gran inteligencia que nos exige la situación. Si los líderes políticos no hacen lo que deben hacer, entonces las personas van a tener que "tomar la bandera y marchar adelante. No esperen salvadores ni Mesías. Vendrá un Mesías el día del juicio final pero no va entrar a este edificio (del tribunal corrupto), estoy segura".

Fernández señaló que la cuestión fundamental es preguntarse ahora: "¿Cómo estabas antes del 10 de diciembre?", cuando Macri llegó a la presidencia. La gente se tiene que enfocar en recuperar su libertad, dijo, la libertad que viene de la igualdad, de tener un empleo decente, de recibir una pensión si eres jubilado, o de tener acceso a la educación. Esto es lo que lleva a la verdadera felicidad, subrayó.

Cuando le preguntaron que pensaba del discurso de Fernández, un desconcertado "Panamacri" solo pudo balbucear "desafortunada". Las últimas encuestas de opinión muestran que su popularidad está por los suelos. Más aún, de acuerdo al portal ElDestapeWeb.com, siete de los miembros del gabinete de Macri tienen cuentas en los paraísos fiscales extraterritoriales.