28/Sep/2020
Editoriales

Luchando contra el Covid -19 podemos reconstruir el país y edificar uno nuevo

  ---Recuperar la industria de biológicos o vacunas; la producción de alimentos y la farmacéutica nacional

 

Si las Fuerzas Armadas fueron capaces de reconstruir 32 hospitales-- EN 100 DIAS--,  abandonados por los gobiernos neo liberales y, además, habilitar 108 instalaciones militares y naves como hospitales Covid-19, quiere decir que estas instituciones, y sobre todo sus ingenieros, pueden también participar en las nuevas tareas de reconstrucción que tenemos enfrente en esta lucha a muerte con la pandemia del Covid-19.  Si el presidente AMLO anunció el pasado domingo 19 de julio, que el gobierno federal lanzaría una campaña para promover la buena alimentación y para concientizar de los estragos que causan en la salud los “productos chatarra”;  entonces es urgente el rescata del campo mexicano y de la producción de alimentos de buena calidad, producción que se abandonó en los últimos 40 años, para orientar el campo a las exportaciones de legumbres exóticas, dejando a un lado los granos básicos, la carne de pollo, la de puerco y de res y algunos granos básicos que son indispensables para la industria alimentaria como forraje. Existen al menos 5 millones de hectáreas, del total de 26 millones de hectáreas cultivables que tiene nuestro país,  que están sin uso. Ahí se puede concentrar inversión y créditos del estado así como la política de precios de garantía, para elevar, rápidamente, los niveles de producción y sustituir con producción nacional el 48% de nuestros alimentos que hoy tenemos que importar de otros países en un mercado manejado por unos cuantos carteles alimenticios como Cargill, ADM, Nestlé etc. En estos trabajad de reconstruir distritos de riego, caminos rurales, la industria de fertilizantes, almacenes de acopio etc. las fuerzas armadas podrían jugar un papel fundamental, al igual que para los nuevos hospitales y escuelas de medicina que el presidente AMLO anunció el mismo domingo 19 de julio, que se van a construir para “mejorar el sistema de salud pública”.  Por último, podemos decir la mismo de la necesidad de crear una industria nacional de producción de suplementos alimenticios como vitaminas y minerales.

 Otro gran ejemplo de la movilización de los mexicanos para vencer al Covid-19, ha sido  el desarrollo y la producción de ventiladores por parte del CONACYT en sólo unos meses, cuando normalmente se necesitaron 3 años o más para lograrlo en otros países. La propuesta es que instituciones como la UNAM, IPN, UAM, así como otras Universidades  e instituciones del país y el CONACYT pueden incrementar la investigación para lograr la fabricación de equipo médico e insumos , así   como medicamentos y biológicos como vacunas -----ramo en donde México fue autosuficientes hasta principios de los años 80s, cuando la política neo liberal empezó a desmantelar la industria nacional--, reconstruyendo la  INDUSTRIA PARAESTATAL MEXICANA FARMACEUTICA y de equipo Médico, que NO responda a los mercados sino a las necesidades de nuestro pueblo, con capacidad de reconversión industrial de cara a las necesidades del país y su circunstancia, pues la amenaza global de enfermedades emergentes es un hecho. Así como tratar en la medida de lo posible  de *estandarizar la terapéutica médica de la pandemia ocasionada por el virus SARS VOV 2 en este momento en todo el sistema de salud en México en base a las mejores prácticas clínicas y la evidencia científica. Por supuesto, en todo esto debemos buscar la colaboración internacional vía el Consejo de seguridad de la ONU del que México es ahora miembro temporal. El compartir información, datos, experiencia, tecnología y cultura, une a los pueblos por la vía de lo más humano de ellos; sus capacidades creativas y los alejan del egoísmo y ambiciones dando paso a la fraternidad universal.