18/09/2018
Editoriales

Galeno de Pérgamo

Galeno nació en Pérgamo, ciudad de Anatolia en el año 129. Existían en su ciudad natal dos instalaciones que lo marcarían de por vida: la Biblioteca, émula de la de Alejandría, y el templo de Asclepio, dios de la Medicina.

Su padre Aelius Nicon era arquitecto y le aconsejó que estudiara para médico porque en sueños el dios Asclepio le había dicho que ese era su destino.

Empezó a estudiar medicina y cuando murió su padre Galeno se fue a estudiarla a Alejandría, Esmirna y Corinto, donde conoció la obra de Hipócrates de Cos, que fue su referente toda la vida.

Cuando regresó a Pérgamo en el año 157 adquirió mucha experiencia médica porque era el que atendía a los gladiadores y es donde vincula las grandes lesiones con “las ventanas del cuerpo”. En el 162 se fue a Roma y su fama de gran médico creció en la materia de anatomía, al grado que el emperador Marco Aurelio le contrató para tenerlo cerca. Quiso regresar a Pérgamo pero Cómodo, el hijo de Marco Aurelio lo reclamó para sí. 

En Roma estaba prohibida la disección de cadáveres, por lo que Galeno practicaba con cerdos y monos pues su organismo era lo más parecido que conocía. Esto le llevó a tener ideas equivocadas sobre el cuerpo humano.

Se dedicó a estudiar la función de los riñones y la médula espinal, y sus experiencias las escribió en griego, con la ayuda de 20 amanuenses. De ahí salió su pobra principal: “Methodo medendi” o “Sobre el arte de la curación”, de trascendental importancia hasta el siglo XV.

Murió en el año 200 durante uno de sus múltiples viajes, cuando su fama rebasaba al imperio romano, pues en todo el mediterráneo, Asia menor, Grecia y Egipto sabían de su sabiduría en el área médica. Escribió unos 400 textos de los cuales sobreviven la mitad. Toda su obra se basa en la tradición hipocrática y en el pensamiento de los filósofos Platón y Aristóteles.

Para Galeno el sistema venoso nace en el hígado, no en el corazón.  A través de la vena cava llega sangre a la aurícula derecha y de ahí al ventrílocuo derecho. En el izquierdo la sangre se hace más sutil, generando desechos que el cuerpo echa fuera en la espiración.  A la sangre oxigenada Galeno le llama pneumatizada y es distribuida por las arterias a todo el organismo. Estas ideas no tienen fundamento científico según los actuales conocimientos, pero en aquel tiempo eran lo último ultimorum. 

Demostró que la médula espinal controla a ciertos músculos y el cerebro es el encargado de controlar la voz. Dio a conocer atinadamente las funciones del riñón y de la vejiga. Contradijo a sus colegas Erasístrato y Hierófilo, quienes sostenían que el aire corría por las arterias, y él demostró que corría sangre.

Descubrió las diferencias entre venas y arterias, y las válvulas del corazón. 

Además preparaba múltiples medicamentos en base a plantas curativas. 

Galeno coincidía con el médico Erasístrato de Ceos en que a un paciente se le debe intervenir lo menos posible, pues el mejor médico es la naturaleza. Su frase es: “El médico es un mero ayudante de la naturaleza”.  

Inventó la risoterapia cuando le llamaron a que atendiera a la mujer de un patricio que llevaba tiempo enferma. La tomó de la muñeca y se le ocurrió mencionarle el nombre de un actor con el que los chismes del pueblo la relacionaban. Ella, al oír ese nombre se sobresaltó tanto que Galeno lo notó en su pulso, y entonces le hizo un comentario al oído que la hizo que soltara una carcajada, y vio la mejoría que tuvo a partir de ese momento.

No en balde actualmente al médico le llaman simplemente: Galeno.