14/11/2018
Editoriales

Las circunstancias para fundar Tenochtitlan

La fundación de Tenochtitlan fue un hecho circunstancial. Los aztecas eran una tribu de guerreros nómadas procedentes del norte que llegaron a asentarse en el valle, y se ofrecieron como mercenarios a los tepanecas, quienes rivalizaban con Culhuacán, y terminaron ocupando terrenos poco productivos en Chapultepec, humillados y esclavizados por los colhuas.

Pero éstos, impresionados por la intrepidez de sus nuevos súbditos, los enviaron a combatir a los xochimilcas, a quienes vencieron arrolladoramente. Ante tal demostración de capacidad bélica, Cocoxtli, gobernante de Culhuacan los declaró libres y hasta le ofreció al cacique azteca a una de sus hijas en matrimonio. Pero estos aztecas eran muy rencorosos y no olvidaban los años de humillación que les habían proporcionado los colhuas, y el mero día de la boda, Cocoxtli se enteró que a su hija la habían sacrificado brutalmente.

Pero como los colhuas eran muchísimos más que los aztecas, para no enfrentarlos, estos (los aztecas) cruzaron esa noche remando a una isla pequeña a la que al otro día recorrieron y al encontrar un águila devorando una serpiente, interpretaron la señal y fundaron una ciudad a la que llamaron Tenochtitlan, todo esto sucedió en el año 1325.

 

 

 

Jonathan Kandell, La Capital, la historia de la Ciudad de México, México: Javier Vergara, 1990