15/06/2019
Editoriales

ASEGURAN QUE HILLARY CLINTON TENDRÍA UNA POLÍTICA BELICISTA

La intervencionista liberal Michelle Flournoy, quien se considera ampliamente como la candidata de Hillary a ocupar la Secretaria de la Defensa de llegar ella a la Presidencia, planteó la que probablemente sería la política de un gobierno de Hillary Clinton hacia Siria. En un artículo de opinión en el Washington Post, Flournoy dice que hay dos teatros de guerra en contra del EIIS. Uno es el califato que éste estableció en el oeste de Iraq y este de Siria, y el otro es la guerra en contra del gobierno en el oeste de Siria.

"En Siria e Iraq, el desafío de contrarrestar al Estado Islámico está limitado por las guerras civiles más amplias que han creado los vacíos de gobierno y seguridad que permiten que este grupo prospere" escribe. "Estos vacíos son la enfermedad; el Estado Islámico es el más serio de muchos síntomas problemáticos". Nunca menciona que nada de esto hubiera sucedido si Estados Unidos y Gran Bretaña no hubieran invadido Iraq, causa original de estos vacíos, lo cual se hizo posible por el encubrimiento del papel saudí en los ataques del 11 de septiembre a Estados Unidos.

Flournoy plantea una estrategia de cuatro puntos para hacerle frente a estos dos teatros, que claramente profundizarían la intervención militar de Estados Unidos en la región y aumentaría el riesgo de una confrontación con Rusia. Primero "Estados Unidos deben aumentar su apoyo a esos grupos armados locales que son aceptables para los intereses estadounidenses, ya sea que estén combatiendo al dictador sirio Bashar al-Assad o al Estado Islámico". Segundo "tenemos que aumentar nuestro apoyo militar general" con más ataques aéreos en contra del EIIS, aunque también se deben considerar ataques contra las fuerzas del gobierno de Siria, supuestamente para disuadir los ataques en contra de los civiles. "Tercero, tenemos que hacer más para comprometer a más actores externos importantes" lo cual significa no solo hacer que Turquía y Arabia Saudita se comprometan más sino también intimidar a Rusia e Irán para que acepten abrir "más espacios" para una solución negociada. "Finalmente, debemos enfocarnos en la formación del gobierno y en las políticas, dándole apoyo a las estructuras municipales locales que puedan proporionar servicios y superar el control de los extremistas".