22/09/2018
Local

Universitarios de Nuevo León dan valor utilitario a los alebrijes

 

Para mejorar la funcionalidad de los tradicionales alebrijes, 32 estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León trabajaron con artesanos mixtecos de la comunidad San Martín Tilcajete, en Oaxaca.

 Como parte de las unidades de aprendizaje de la carrera en Diseño Industrial, los universitarios se adentraron al mundo de estas figuras imaginarias con formas de animales, talladas en madera y reconocidas por sus colores alegres y vibrantes.

 "Como es un pueblo donde toda la comunidad se dedica a eso, entonces hay mucha competencia. Cuando les comentamos sobre darle una función a los alebrijes lo vieron como un beneficio, no solo en la mejora de sus diseños, sino en su economía, con el incremento de la venta”, señaló el joven Kevin Medina.

 Una serpiente para hacer tortillas, un búho para clasificar papeles, un zorro para verter mezcal, o un pulpo destinado a guardar las especias son algunos ejemplos de los alebrijes que desarrollaron los estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UANL.

 "Diseñé un zorro porque representa lo que es la fiesta, me pareció muy representativo y ligado con la bebida. Me basé en no solo apoyar a los artesanos que diseñan los alebrijes, sino también apoyar a quienes producen el mezcal, también típico de Oaxaca.

  “Hice una base para colocar la botella de mezcal, shots y un área para la botana. Pues se utiliza que cuando toman mezcal, lo acompañan comiendo chapulines”, precisó el universitario Kevin Medina.

 Para llegar al resultado final, los universitarios pasaron por una prueba de tres días con los artesanos de Oaxaca, quienes les enseñaron la historia de los alebrijes y los orientaron en el trabajo de tallar madera y combinar los colores adecuados para dar vida a las figuras.

  “Aprendí a valorar mucho el trabajo que ellos hacen, pues es muy complicado. Yo hice un búho, lo quise relacionar con su significado que es mensajero, entonces es un alebrije para organizar sobres, cartas, recibos que se pueda colocar en la entrada de la casa”, explicó la estudiante Gabriela Pérez.

 Entre los trabajos también destacan animales de madera diseñados para funcionar como lámparas, revisteros, lapiceros y joyeros, entre otros.

 Luego de trabajar con el proyecto durante el semestre agosto-diciembre 2017, los estudiantes volverán a la comunidad San Martín Tilcajete para donar sus alebrijes y contribuir con los artesanos.

  “El diseño es una mejora continua de productos, entonces queremos que nos retroalimenten para ver si nos quedó bien este proyecto y continuar trabajando con más estudiantes”, puntualizó la maestra Ana María Torres.

 Desde el 2012 las maestras Gabriela Castillo y Ana María Torres trabajan con los estudiantes de la UANL en estas actividades que acercan a los futuros profesionales con los artesanos mexicanos, como parte de la asignatura Diseño de producto.