18/Oct/2019
Editoriales

Las Grandes Plazas de Monterrey. Plaza de la República, Plaza Oaxaca y Plaza del Golfo

Ahora estudiaremos en el mismo texto a tres plazas que están entrelazadas. Dos ya desaparecidas y la otra conserva sólo la mitad de su superficie original. Esto un claro ejemplo de cómo el paisaje urbano se transforma de acuerdo a las voluntades políticas y a las necesidades sociales.

 

La Plaza de la República

En abril de 1914 el general revolucionario y radical magonista Antonio I. Villarreal, oriundo de Lampazos, se hizo cargo del Gobierno del Estado luego de que los carrancistas que peleaban contra el usurpador Victoriano Huerta tomaron Monterrey. Su gobierno, que terminó en enero de 1915, es recordado por un exabrupto suyo: ordenar la destrucción y saqueo del Templo de San Francisco, una de las escasas edificaciones coloniales que habían sobrevivido. Poco se comenta que también amplió al oriente la Calzada Unión, hoy Calzada Madero, hasta la Maestranza.

 

Inicia en base a una arbitrariedad

La construcción de la Plaza de la República es otra importante obra del Gobierno de Villarreal, ubicada en la manzana delimitada por las calles de Zaragoza, Washington, Zuazua y 5 de Mayo. Ahí, antes de su Gobierno, existían casas habitadas por algunas “familias bien” de Monterrey que se les desposeyó de sus propiedades a la brava, se demolieron sus residencias y en esos predios se estableció la Plaza de la República. No es el único caso de arbitrariedades en gobiernos derivados de una asonada. 

 

En el año de 1915 el Municipio de Monterrey la recibió para darle mantenimiento. De su presupuesto se destinaron 50 pesos semanales para arreglos y adecuaciones de algunas plazas de la Ciudad, sobre todo a esta nueva: La Plaza de la República.

 

“12 de Julio de 1915. Alcalde Primero (…) El Concejal Siller pidió autorización de gastos de $ 50.00 semanarios, para pago de una cuadrilla que se ocupara en trabajos de nivelación, tanto en la plaza de la Republica, como en los demas sitios que los requieran”. Aprobado. 

 

Para 1920 la Plaza de la República era un atractivo paseo público con actividades de entretenimiento. Interesado hubo en instalar un juego de Tiro al Blanco. 

 

“27 de Julio de 1920.- Sr. Hilario Martínez… Del Sr. German Muñoz solicitando autorización para instalar un juego de tiro al blanco en la plaza de la Republica, a la Comisión de Policia para dictámen”.

 

Siempre fue, desde sus inicios hasta la actualidad, una plaza para el esparcimiento familiar con una gran aceptación de los paseantes, sobre todo los fines de semana.

  

“10 de Agosto de 1922.- Hilario Martínez (…) Del Señor Froilan Villarreal solicitando permiso para instalar una Lotería en la Plaza de la Republica.- Policia y Hacienda para  dictámen”.

 

Intenta el alcalde Modesto B. Arreola expropiar los terrenos

Sin embargo, los propietarios despojados de sus propiedades para establecer la Plaza de la República buscaron recuperar sus predios o ser debidamente indemnizados. En el año de 1924, el Ayuntamiento de Monterrey, administrado por una Junta o Concejo de administración civil, presidido por el líder de telegrafistas Modesto B. Arreola –homónimo del sampetrino José Modesto Arreola Ayala (1837 – 1864)héroe de la Reforma-, intentó aplicar la Ley de Expropiación retroactivamente, pero los afectados se defendieron:

 

“30 de marzo de 1,925. C. Felizardo Villarreal (…) Ignacio Martínez Cantú y demás firmantes, propietarios de los terrenos de la Plaza de la Republica, ampliando su información (…) que fueron desposeidos de sus terrenos por el Consejo Municipal que presidía el señor Modesto B. Arreola”.

 

No cesaban de reclamar lo que en derecho les correspondía y no aceptaban la oferta de permuta por otros predios. El primer intento que se hizo fue darles los predios de la Plaza Oaxaca y la Plaza Garza García (estudiada en el artículo de Las Alamedas).

 

“2l de Enero de 1926. C. Felizardo C. Villarreal, (…) Raúl Cueva, “escrito que forman la mayoría de los dueños de los terrenos de la Plaza de la Republicaquienes manifiestan inconformidad con el cambio ó permuta que se les quiere hacer por sus terrenos; (…) decreto número 59 autorizó a este R. Ayuntamiento para que verificara tal permuta ó cambio, y por otras consideraciones, (…)datos que haya en el Municipio y (...) el Juzgado 1o. de Letras del Ramo Civil(…) solicitar la cooperación de un Abogado competente (…)”

 

Aarón Sáenz negocia con propietarios de la Plaza y construye el Palacio Federal

La disputa fue zanjada por el oficio político del gobernador Aarón Sáenz: destinó la mitad norte de la plaza para construir en 1928 el Palacio Federal, y conservó la mitad sur como plaza. La mitad de los afectados aceptaron terrenos en la Plaza Oaxaca y la otra mitad, en la Plaza del Golfo. Estudiaremos ambas plazas en este texto.

 

En el Palacio Federal se instaló la oficina de Correos, las oficinas de Hacienda y un juzgado Unitario de Circuito. Abro paréntesis para comentar que el 5 de mayo de 1949 se instaló en la Plaza de la República una estatua ecuestre de Mariano Escobedo, obra de Guillermo Ruiz, y se construyó un sótano para biblioteca universitaria. La estatua se retiró en 1984 y desde 1993 está en el Municipio de Escobedo. Después el sótano sirvió de oficinas del Gobierno y hoy es bodega. En la Plaza de la República fue instalada por el alcalde Sócrates Rizzo una estatua a Aarón Sáenz. Cierro paréntesis.

 

Para el año de 1965, se encontraba también en el Palacio Federal la oficina de “ensayes”, es decir, la oficina de un perito químico al servicio del Estado:

 

“11 de abril de 1975. Leopoldo González Sáenz (…) Regidores Raúl Caballero Escamilla, Alfonso Treviño González, José González Alvarado y Jesús Gómez Sada, (…)la solicitud de la OFICINA FEDERAL DE ENSAYES. SRIA. DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO para UN CAJON DE ESTACIONAMIENTO EXCLUSIVO, contenido en el siguiente punto resolutivo "UNICO:- SE CONCEDE AUTORIZACION A LA OFICINA FEDERAL DE ENSAYES. SRIA. DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO para UN CAJON DE ESTACIONAMIENTO EXCLUSIVO (3 VEHICULOS) DE 12 X 2.5 MTS. EN LA ACERA NORTE DE LA CALLE PRIV. PALACIO FEDERAL FRENTE A LA PLAZA DE LA REPUBLICADE ESTA CIUDAD.- (…)

 

Se integra la Plaza de La República a la Gran Plaza

En 1984, el Cabildo autorizó que la Plaza la República pasara al patrimonio estatal, para incluirla en los terrenos del proyecto de la Gran Plaza:

 

27 de noviembre de 1984 (…) Ing. Oscar Herrera Hosking (…) del C. Director General de Promotora de Desarrollo Urbano (PROURBE), Arq. Ramón A. Naredo Hernández, (…) calles y plazas (…)en el polígono formado por la Av. Constitución, Escobedo, Washington y Dr. Coss.- (…) se transcribe a continuación: "C. ING. OSCAR HERRERA HOSKING.-(…) Consejo de Administración de "PROURBE", (…)en tal proyecto, (…) calles y plazas (…) por la Ave. Constitución, Escobedo, Washington y Dr. Coss.- …  B).- (…)  4.- PLAZA DE LA REPUBLICA.- (…) incorporada al área de la "Gran Plaza(…) R. Ayuntamiento se expresó el reconocimiento del Municipio a la magna transformación urbana (…) del Sr. Don Alfonso Martínez Domínguez, (…) han quedado asignadas las áreas de terreno de las plazas y calles referidas, integrando la "Gran Plaza" (…).-

 

La Plaza Oaxaca

Adyacentes a la Calzada Unión se establecieron dos plazas públicas: Al poniente la Plaza de Armas (que ya estudiamos en esta colección de artículos) y al oriente la Plaza Oaxaca, ambas inauguradas en el año de 1892 por el gobernador Bernardo Reyes.

 

La Plaza Oaxaca circundada por las calles de Platón Sánchez al poniente; Unión, hoy Avenida Madero, al norte; Matías Romero, hoy Álvaro Obregón, al oriente y Arteaga al sur, se llama así por el estado nativo de Don Benito Juárez y del presidente Porfirio Díaz. Sin embargo, la necesidad de una escuela superaba “el deseo de una plaza” como era la Plaza Oaxaca.

 

Se prefirió una Escuela en lugar de la Plaza Oaxaca

 “3 de Octubre de 1894. Dr. Pedro C. Martínez(…)conveniente la supresión de la plaza titulada de Oaxaca(…) para levantar (…) edificios para escuelas, y (…) indemnizar algunas mejoras existentes en una pequeña parte de la calzada que se trata de establecer; y (…) verdaderamente útil al ornato(…) se permite proponer se lleve cabo (…) para el gasto que demande la indemnización de las mejoras aludidas”. 

 

El gobernador Antonio I. Villarreal amplió la Calzada Unión al oriente para conectarla con los terrenos de la Fundidora Monterrey, y en 1918 el cabildo consideró que sería más útil una plaza cercana a la Fundidora que la Plaza Oaxaca.

 

“15 de Julio de1918. Gerónimo Siller(…) Síndico Prof. Joel Rocha, para que se cambie una manzana que está en el extremo Oriente de la Calzada "Francisco I. Madero", Acera Norte, (…) propiedad del Municipio Plaza de Oaxaca, por otra de la misma extensión que está al Oriente de la terminación de dicha Calzada, previo arreglo con los propietarios (…) establecer una plaza que sea más atractiva (…) el Gobierno del Sr. Antonio I. Villarreal se mandó prolongar esa Calzada hasta los terrenos de Labores Nuevas por su extremo Oriente, pero más después volvieron a ser ocupados. (…)”. 

 

La Revolución y el tiempo provocaron el deterioro de la Plaza, aquí se ve la acción de los vecinos arreglando el jardín de la Plaza Oaxaca:

 

22 de julio de 1918: D. Gerónimo Siller (…) Joel Rocha, Miembro de la Junta de Mejoras Materiales de la Calzada Francisco I. Madero, solicitando (…) cuarenta mil ladrillos (…) para proceder al arreglo del jardín que se proyecta formar en la Plaza de Oaxaca(…) al extremo Oriente de la Calzada”. 

 

Indemnizan a propietarios de la Plaza de la República con la Plaza Oaxaca

Desde 1924 se intentaba indemnizar a los propietarios de los terrenos de la Plaza de la República con predios en la Plaza Oaxaca, hasta que se pudo concretar el trueque:

 

“ 26 de Mayo de 1924.- Modesto B. Arreola(…)  Sucesores del Señor Licenciado D. Felícitos Villarreal se les indemniza por los seis lotes que representan en la Plaza de la República con las tres quintas partes de la superficie total de la Plaza de Oaxaca, midiéndose de Oriente a poniente por la calzada Francisco I. Madero, y a los Señores Jesús María E. Elizondo, Ignacio Martínez Cantú, Herederos de M. Treviño, Guadalupe Díaz Vda. de Villarreal, Herlinda M. Vda. de García Quiroga y Manuel Garza Guajardo se les indemniza con las dos quintas partes de la superficie total de la Plaza de Oaxaca medida de la misma manera (…)por la Calzada Francisco I. Madero, proporcionalmente con el frente que expone sus títulos”. 

 

El trato se finiquitó en 1928 adjudicando a los expropietarios de la Plaza de la República predios en la mitad oriente de la Plaza Oaxaca y en la otra mitad se construyó una escuela industrial:

 

“2 dos Octubre de 1928. Jesús M. Salinas Jr(…) pretende edificar la Escuela Industrial en la parte Norte y Oriente de la Ciudad, (…) solicitado de este H. Ayuntamiento (…) que este Municipio de Monterrey teniendo frente al edificio que ocupan los Cuarteles del Terminal una manzana de tierra conocida con el nombre de Plaza de Oaxaca, le sea cedida el propio Estado para tal objeto; (…) se trató lo relativo en los terrenos de la Plaza de la República, (…) indemnizar a las (…) perjudicadas con terrenos de la Plaza de Oaxaca (…)el Municipio de Monterrey ha seguido estimándose propietario de los terrenos de esa Plaza (…), como el Gobierno del Estado tiene el proyecto de la construcción de la Escuela Industrial, pretende además colocar la primera piedra de este edificio el día 4 del mes en curso, en atención de que en tal fecha se solemniza el primer aniversario en el Gobierno.

 

Pero, al paso del tiempo el centro de la Ciudad se fue despoblando y la escuela terminó siendo innecesaria. Ahora hay en su edificio dependencias de la Secretaría de Educación como el Centro Estatal de Becas y el Centro de Capacitación y actualización de maestros.

 

La Plaza del Golfo

 

De la Calzada Unión, hoy avenida Madero, seguía al norte la calle Reforma y luego, donde hoy es la Avenida Colón, estaban las vías del ferrocarril, límite norte del casco urbano de Monterrey. En 1888 inició la construcción del tramo ferroviario Monterrey-Tampico, en 1890 la construcción de la Estación de Ferrocarril del Golfo -hoy Casa de la Cultura de Monterrey- a cargo del arquitecto inglés Isaac S. Tylor y los contratistas norteamericanos J. R. y W.W. Price, moderna obra que se terminó en 1896.

 

La Estación se ubicó en la mitad norte de la manzana formada por las vías del ferrocarril, hoy Avenida Colón, al norte; calle de Puebla, hoy Emilio Carranza al poniente; Reforma al sur y la Calle Lerdo de Tejada, actual Escobedo al poniente. La calle de Escobedo tenía dos nombres: del Río Santa Catarina a la calle Washington se llamaba Calle del Teatro; y de Washington a las vías del ferrocarril, Calle Lerdo de Tejada-; y en la mitad sur se construyó la Plaza del Golfo.

 

Compra el Ayuntamiento el terreno para la Plaza Del Golfo

La Plaza del Golfo era como todos los centros de encuentro de viajeros, migrantes y vagabundos, un lugar de comercio legal e ilegal (prostitución, contrabando). Pero su terreno tenía propietario, y hubo de comprarlo en 1894 el Municipio de Monterrey:

 

3 de octubre de 1894. Dr. Pedro C. Martínez(…) El Sr. Guzmán expresó: (…) la prolongación de la Calzada Progreso hacia el Oriente de la calle de M. Lerdo de Tejada por la de Urbano Cantú, hasta el límite oriente de la Zona de poblar; para cuya prolongación se cuenta ya con la cesión gratuita de la mayor parte de los terrenos que se hace necesario comprar para dicha prolongación, reservándose, (…) para plaza la manzana (…) en arrendamiento el Sr. Severiano Zambrano y marcada en el plano del Repueble del Norte con el No. 38-10:

 

En 1896 se despalmó y niveló el predio de la plaza:

“ 9 de Noviembre de 1896.  Pedro C. Martínez. Se terraplenó con cascajo la de Zaragoza y la Plaza del Golfo: Se continúan los trabajos de enladrillado de calles y las del Canal de la Caja de Agua”.

 

El uso de la Estación del Golfo era intenso, y por lo mismo, la Plaza del Golfo tenía un constante tráfico de personas y requería reparaciones continuas:

 

“7 de Noviembre de 1898. Pedro C. Martínez. (…) algunos terraplenes por las calles de San Luisito, N. León, Hospital, 16 de Septiembre, Obispado, Lecea, República y Coahuila: que se habían recompuesto los caminos de "la Estanzuela" y "Los Cristales", llevándose cabo trabajos de igual naturaleza en la plaza del Golfo y en una calle que está al Sur de la plaza de "La Llave".

 

La Estación tenía su propio restaurante, pero no daba abasto a todos los pasajeros o era muy caro para algunos, pues un vecino que ya vendía dulces pidió permiso para poner un kiosco “decente” para la venta de pan y café estando dispuesto a retirase cundo el municipio requiriera el terreno:

 

“16 de Octubre de 1916, Don Antonio Garza Elizondo(…) Ocursos Del Señor M. (ilegible), (…)contiguo a la Estación del Golfo un expendio de dulces que expendía café con pan, y como (…) hay además un Restaurant, (…) prohibido que expendiera el mencionado café, con pan, y viene a este Ayuntamiento a suplicar se le renten seis metros en cuadro de terreno en la esquina de las calles Puebla y Reforma,(…) kiosko decente (…); en el concepto de que si el Municipio necesita de la Plazuela para hacerle algunas mejoras ó plantan algún jardín esta pronto a quitarse sin ninguna dificultad”. 

 

Un ciudadano denunció que los puestos en las plazas del Golfo daban mal aspecto, y el Cabildo nombró una comisión para revisarlos:

 

“12 de febrero de 1917.(…) Del Ciudadano Bruno García Ayala (…) retirados los tejabanes construídos en los alrededores de la plaza de Juárez y en la plaza del Golfo(…)mal aspecto y dar que decir de la Ciudad.- El Señor Montemayor expuso que no debía retirarseles el permiso que para construirlos se les concedió, proponiendo el Señor Galvan  que se nombrara una Comisión para que (…) rinda el dictamen (…), nombrándose para el efecto a los Señores Ayala, Tijerina y Mendoza”.

 

La comisión determinó que efectivamente los puestos de la Plaza del Golfo daban mal aspecto y era necesario retirarlos:

 

“19 de febrero 1917: Regidores Mendoza, Tijerina y Ayala, (…) los tejabanes que se encuentran en la plaza del Golfo y Mercado Juarez (…) deben retirarse (…)por el mal espectro que presentan”.- Puesto a discusión, se aprobó por unanimidad (…)”.

 

Los puestos retirados en la Plaza del Golfo se sustituirían por otros de mejor vista, y algunos comerciantes pidieron parámetros para instalar los nuevos puestos:

 

26 de Febrero de 1917 (…)Antonio Garza Elizondo(…) Cruz García, Juan Hernández y además signatarios, (…) nombrar una comisión que les muestre el modelo (…) para la instalación de puestos en la Plaza del Golfo”.- Los interesados que definan con exactitud el terreno que desean ocupar y el objeto a que lo destinan, advirtiéndoles que ocurran por escrito a este cabildo, para la resolución a que hubiere lugar”. 

 

A principios de 1918 se instalaron los nuevos puestos, con la vigilancia del Ingeniero de la Ciudad.

 

“28 de Enero de 1918. D. Gerónimo Siller (…) Amada Reyes solicitando cuatro metros de frente a la calle de Puebla en la Plaza del Golfo, para construir un puesto. Que es de concedérsele, sujetandose la construcción a la dirección y vigilancia del Ingeniero de la Ciudad”. 

“25 de febrero de 1918. D. Gerónimo Siller(…) Sr. Ignacio G. Gutiérrez (…)se le concedan seis metros cuadrados para instalar en la Plaza del Golfo un tejabán y establecer un puesto de refrescos. Ygual trámite (comisiones)”.

 

Una ciudad moderna como Monterrey era necesario que como medio de higiene la Estación de Ferrocarriles tuviera un “baño público” no sólo para los viajeros sino para todas las personas que trabajaran cerca de la Estación:

 

“17 de Mayo de 1919: Joel Rocha (…) propuso la instalación de un baño público por la Compañía de Agua y Drenaje en (…)la Plaza del Golfo, situada en un barrio populoso”. Aprobado. 

 

En 1921 se autorizó instalar dos expendios de carne, no se sabe si cruda o asada, lo que muestra la variedad del comercio de la Plaza del Golfo:

 

“13 de septiembre de 1921. Hilario Martínez(…) solicitud presentada por el Sr. Claudio A. Elizondo, (…) establecer dos expendios de carne (…)en la Plaza del Golfo, cruz con la Calzada F. I. Madero, (…) por espacio de dos ó tres años, (…)es de concederse lo que se pide; (…) las fincas que se destinen expendios, reunan las condiciones de higiéne (…).- Alcalde Primero (…) prohibido la construcción de casas de madera en los lugares solicitados.- (…) se acordó aprobar el dictámen, (…)pedir por separado el contrato relativo al arrendamiento del terreno que pretende”. 

 

Como se vio en las otras dos plazas de este texto, los propietarios desplazados de los predios de la Plaza la Republica no estaban conformes con la permuta de sus predios por predios en plazas, aquí se ve cómo los vecinos negaban a la Junta o Consejo civil la capacidad de celebrar todos los actos propios del municipio:

 

“15 de Diciembre de 1925. Elizondo Villarreal(…) Del señor Ignacio Martínez Cantú(…) que juntamente con los señores Manuel Garza Guajardo, Don Jesús María Elizondo y Doña Mariana Sepúlveda viuda de Villarreal son propietarios de los terrenos de la Plaza de la República, (…) Modesto B. Arreola les fueron quitados en permuta por otros terrenos de la Plaza del Golfo y Plaza de Garza García, (…) solo los Ayuntamientos y el Ejecutivo del Estado pueden intervenir en las diligencias de expropiación y como (….) un Concejo Municipal, es de creerse que el Municipio no haya tenido Personalidad jurídica, ya que esta se adquiere cuando el Ayuntamiento es electo en elección popular y de acuerdo con los artículos 118, 120 y 64 fracción 4a. de la Constitución Política del Estado; pide que estudiado con detenimiento el caso que cita, (…), se desconozcan (…) los actos ejecutados por el Consejo de Administración Municipal y se (…)entreguen sus terrenos a sus legítimos propietarios.

 

La Plaza del Golfo era muy concurrida y solicitada para espectáculos públicos.

 

“8 de Marzo de 1927. C. Jesús Ma. Salinas Jr(…) Del Señor Santiago B. Fitla, (…) permiso para instalar una Carpa-Teatro en la Plaza de la República, en la Plaza del Golfo ó en el Barrio de la Luz, de acuerdo con el proyecto adjunto”.

 

La Plaza del Golfo era también lugar para bailes públicos que, según pareciera en esta acta, no muy recatados que digamos y por eso un regidor pedía que se prohibieran:

 

“20 de Septiembre de 1927.- Jesús Maria Salinas Jr (…) Regidor Jesús Mancha toca el punto (…) de la inmoralidad que (…) existe en los bailes públicos (…) en la Plaza del Golfo; (…) se dicte una disposición prohibitiva en lo absoluto.

 

Propone Regidor construcción de Escuela en la Plaza del Golfo.

 

“24 de Octubre de 1927.  Jesús Ma. Salinas Jr (…) Regidor Jesús Mancha (…) compañeros del Central y de la Casa Redonda le expresaron que podrían en su caso contribuir para la compra del terreno en la Plaza del Golfo si el Municipio o el Gobierno, se comprometieran a levantar ahí una Escuela” .

 

Para 1930 la Estación del Golfo fue sustituida por la Estación de la Colonia Industrial y la Plaza del Golfo quedó como mercado lleno de carpas y puestos de juegos que daban mal aspecto a la calzada Madero, la intención era retirar las estructuras de la plaza o bien bardearla para ocultarla.

 

“17 de Junio de 1930. Antonio García González (…) Don Alberto Curiel (…) velar por la buena presentación de la Calzada Francisco I. Madero, (…) retirar de la Plaza del Golfo las Carpas y juegos (…) exijir a los propietarios de este terreno la construcción de edificios modernos, ó al menos que lo circunden con una barda, concediéndose a los (…)establecidos ahí un plazo no mayor de veinte días para que se retiren”.

 

El fin de La Plaza del Golfo

El Ayuntamiento decidió desalojar a todos los comerciantes en un término de 90 días, aunque algunos comerciantes pidieron tolerancia, se les negó:

 

“3 de Julio de 1930.- Antonio García González (…) José H. Rhí, (…)reconsideración del acuerdo tomado con anterioridad (…)retire de la Plaza del golfo para el día 5 (…) su Salón de Espectáculos, y solicita un plazo de noventa días (…)”. - Por unanimidad se acordó ratificar el acuerdo anterior y manifestarle al señor Rhí, que no ha lugar a lo que solicita.

 

“10 de Febrero de 1931.- Generoso Chapa Garza (…) Carlos Landeros, propietario del Teatro portátil "Landeros",  (…) en la calle de Juárez cruz con Arteaga (…) autorización para instalarse en la Plaza del Golfo”.- A propuesta del C. Regidor Juan J. Botello Caballero (…) al señor Landeros que no es posible obsequiar su solicitud (…)determinado que no se instalaran ningunas carpas en esa Plaza. 

 

La plaza del Golfo finó cerca del año de 1934 cuando los expropietarios de Plaza de la República ocuparon sus terrenos en la Plaza del Golfo. Y la Estación del Golfo estuvo abandonada desde 1934 hasta 1976.

 

FUENTES. Archivo de Monterrey, Actas de cabildo de: 12 de julio de 1915, 27 de julio de 1920, 10 de agosto de 1922, 30 de marzo de 1925, 21 de enero de 1926, 11 de abril de 1975, 27 de noviembre de 1984, 3 de octubre de 1894, 15 de julio de 1918, 22 de julio de 1918, 26 de mayo de 1924, 2 de octubre de 1928, 9 de noviembre de 1896, 7 de noviembre de 1898, 16 de octubre de 1916, 12 de febrero de 1917, 19 de febrero de 1917, 26 de febrero de 1917, 28 de enero de 1918, 25 de febrero de 1918, 17 de mayo de 1919, 13 de septiembre de 1921, 15 de diciembre de 1925, 8 de marzo de 1927, 20 de septiembre de 1927, 24 de octubre de 1927, 17 de junio de 1930, 3 de julio de 1930, 10 de febrero de 1931.