22/09/2018
Editoriales

DESTAPA PRENSA FINANCIERA QUIEBRA DE LOS GRANDES BANCOS

Los encabezados de la prensa dominante de Europa y de Estados Unidos dejan ver muy claro que los amos financieros de Wall Street y de la City de Londres ya no pueden ocultar el derrumbe inminente, e inevitable, de su sistema financiero. Vean el diario alemánDie Welt: " El Deutsche Bank amenaza al gobierno de EU con un derrumbe sistémico". O la agencia noticiosa Bloomberg: "Amenaza existencial al orden económico mundial nubla las pláticas del FMI". El artículo de Bloomberg se refiere al informe anual del FMI, Perspectiva Económica Mundial, que es la evaluación anual de la economía mundial que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que se dio a conocer el martes 4 previo a su reunión anual que se llevará a cabo este fin de semana en Washington, DC.

Sin embargo, el problema con los pronunciamientos del FMI sobre la crisis, es que sus propuestas sobre que lo que se tiene que hacer al respecto, para empezar consisten simplemente en las mismas fórmulas que ocasionaron la desintegración. Para justificar esto, por supuesto, tienen que decir mentiras sobre las causas. La transformación de los grandes bancos de occidente en casinos de apuestas sin reglamentación luego de que se desmanteló la ley Glass-Steagall en la década de 1990, nunca se menciona como causa, y por el contrario, lo que se recomienda es la implementación en pánico de una mayor impresión de dinero inorgánico y seguir con las tasas de interés negativas para sostener a los bancos "demasiado grandes para quebrar", lo cual se ha envido haciendo durante los últimos años a expensas de la economía real.

Irónicamente, el surgimiento del populismo por toda Europa y en Estados Unidos se califica como la causa de la crisis, en vez de la consecuencia de la misma. "Alimentado por salarios estancados y cada vez menos seguridad en el empleo, los levantamientos populistas amenazan con deprimir a la economía mundial, la cual la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dice que ya está 'débil y frágil' ", señala Bloomberg.