19/01/2018
Editoriales

Donde ya están las cosas ardiendo es en la subprocuraduría anti corrupción

Considerando lo que han declarado los diputados federales Meme Cavazos y Waldo Fernández, del PRI y PRD respectivamente, es un hecho que el recorte presupuestal le pegue duro a Nuevo León, pues la reconstrucción de los estados dañados por los sismos es de un monto tal, que nunca se ha hecho un gasto semejante… Cavazos, mucho más ducho en la materia política, dijo que se luchará porque algunos de los proyectos prioritarios para Nuevo León se mantengan, como es el caso de las obras del Metro III que urge verlas funcionando pues la ciudad está colapsada vialmente hablando… ya no hay rumbo de nuestra metrópoli que no tenga colas de automóviles buscando su turno para movilizarse, y por tanto, la alternativa de transporte público es lo único realmente válido para disminuir esa carga de autos a las saturadas calles de Monterrey y su área metropolitana… ¿cómo la béisbol?...///

Donde ya están las cosas ardiendo es en la subprocuraduría anti corrupción de Ernesto Canales Santos, y no nos referimos a las demandas que la dependencia trae en contra de los ex funcionarios de la administración anterior… no, hablamos de la vinculación que le hacen tanto la diputada priísta Gloria Treviño, como el panista Arturo Salinas a Canales Santos, por su relación con la empresa Mirof, que es la que apareció y desapareció 200 mil cobertores de las bodegas del Gobierno estatal… ///  

Según denuncian estos dos legisladores, Canales le dio un contrato ¡sin presupuesto! A una empresa vinculada con Mirof, para que le venda insumos de seguridad… apenas se puede creer que esto suceda en el país de opereta que quieren hacer de nuestro querido México… viendo estos desfiguros, lo primero que se nos viene a la mente es preguntarnos ¿esto significa que pusieron un coyote a cuidar a las gallinas?... uf…///