18/07/2019
Editoriales

El reclutamiento de Meade al Banco más tenebroso del mundo, implicaciones

 

Esta semana  Mark Tuker el CEO de Banco HSBC a nivel global, anunció que José Antonio Meade, el ex secretario de Hacienda, de Sedesol, de Energía y de Relaciones Exteriores de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, pasaba a formar parte del Consejo de administración de ese banco a partir del primero de marzo como “director no ejecutivo independiente” por tres años y por lo cual recibiría un sueldo mensual de 229 mil pesos y un anual de más de 2.5 millones de pesos.

 Según Tuker, Meade cumplirá funciones también en el “comité de gobernanza y nombramientos” debido a su amplia experiencia “en una serie de áreas políticas clave y su experiencia sobre América Latina” y en México donde HSBC tiene un “mercado de escala”.  El anuncio de Tucker se hace después de una semana en que el Presidente AMLO había criticado a los “chapulines fifís” que brincan de puestos de gobierno a puestos en los grandes bancos o compañías energéticas sin que se tipificara como “conflicto de interés” o alguna otra violación a la ley. 

  Meade pasa a ser uno más en la lista de esos funcionarios que después de servir en el gobierno y desde ahí favorecer  a empresas y bancos luego éstos les ofrece algún puesto donde aprovechar “toda su experiencia”.  La lista es larga y va desde el ex presidente Ernesto Zedillo, el propio Carlos Salinas de Gortari que estuvo en el Dow Jones de Nueva York después de salir huyendo de México; Francisco Gil Díaz ex secretario de Hacienda que paso a Telefónica la compañía española; Felipe Calderón el ex presidente que pasó a una filial de Iberdrola y muchos más. 

 Sin embargo, en el caso de HSBC la cosa  es un tanto diferente porque es un banco que ha sido vinculado al lavado de dinero del narcotráfico por más de un siglo desde que en 1865, el año de su fundación, se dedicaba a trasladar las ganancias de “la guerra de opio”, es decir, cuando se obligó a China a consumir opio y a comprárselo en exclusiva el imperio británico. Más recientemente ha sido acusado y juzgada por lavar dinero para el cártel de Sinaloa en sus sucursales de Culiacán y también en otros países por tener reglas anti lavado demasiado flexibles. También se le vincula a Arabia Saudita y el financiamiento del terrorismo, etc.  

  En el caso de México, el asunto cobra relevancia toda vez que, como secretario de Hacienda, José Antonio Meade y su socio político Luis Videgaray, mantuvieron inutilizada la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, que estaba obligada a investigar y perseguir el lavado de dinero del narcotráfico en México. Como se ha dicho por parte del nuevo gobierno y por la propia ONU, México realizó cero operación de detección de lavado de dinero y sólo una o dos investigaciones a lo largo de 6 años del gobierno de EPN y un número parecido en el gobierno de Felipe Calderón.   Narcotráfico S.A., fue muy beneficiada por la inacción del secretario Meade y su socio político  Luis Videgaray ambos , por cierto, egresados del ITAM como muchos de los  “chapulines fifís” que denunció el presidente AMLO. 

  Meade, además, fue al menos participe pasivo de grandes fraudes como la llamada “Estafa Maestra”. Quizá es por estas “experiencias claves” que HSBC lo reclutó con un sueldo mayor al del Presidente de México, tanto al de Peña Nieto como al de AMLO.