21/11/2018
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Agosto 25 de1949: nace en la villa de Guadalupe (hoy ciudad Guadalupe), Nuevo León; Eloy Cavazos, quien sería uno de los mejores toreros del mundo. Eloy Cavazos Ramírez, cuyo padre tuvo el empleo de custodio de la plaza de toros Guadalupe, vio por primera vez torear a los 3 años de vida, por lo que no es extraño que fuese un apasionado de la fiesta brava. Por cierto, su hermano David, apodado El Vito, también vive con la misma pasión, siendo torero y luego banderillero.

En 1957 fue a Aguascalientes con el grupo de niños toreros y a la tierna edad de 8 años ya era considerado como sobresaliente en ese oficio. En la Expo Ganadera de Nuevo León, había un lienzo charro en el que se presentó por primera vez. A los 17 años toma la alternativa; el 12 de junio de 1966 se presenta como novillero en la Plaza México con Leonardo Manzano y Gonzalo Iturbe y novillos de Santa Marta.

Con su primer toro tiene una extraordinaria faena, cortando dos orejas pero en el segundo recibe una grave cornada en un muslo. Ya repuesto del susto, el 28 de agosto de ese año recibe la alternativa de Antonio Velásquez Martínez, y siendo testigo Manolo Martínez, con ganado de Mimiahuapan. Regresa a la capital el 14 de enero de 1968 junto a Alfredo Leal y Jaime Rangel, con ganado de Jesús Cabrera. De nuevo sufre una cornada en el muslo pero otra vez regresa con más entusiasmo al ruedo. Parecía que la tragedia rondaba en su vida, ya que en un recorrido por las plazas de toros del centro del país, iniciando el año de 1970 participó en un accidente automovilístico en Zacatecas, en el que murieron el torero Jaime Bravo y el novillero Manuel Silva.

Para mayo de 1970 ya estaba en el ruedo en la plaza de Las Ventas, de Madrid, recibiendo su alternativa española de manos del matador Miguel Mateo “Miguelín”, siendo testigo Gabriel de la Casa Pazos. Salió en hombros de la plaza. Sin embargo, tres días después en el mismo coso, Eloy Cavazos es cornado de nuevo, ahora en la axila izquierda. Regresa a México donde es recibido como gran torero y el 21 de septiembre de 1980 llegó a su corrida número mil, en la plaza venezolana de Barquisimeto, y para conmemorarlo, vino a su tierra en donde se encerró con seis toros en la plaza Monumental Monterrey.

Antes de esto, el 23 de noviembre de 1975 había debutado en Perú y el 6 de agosto de 1981 estuvo toreando en Lisboa, Portugal.En enero 12 de 1981, en las arenas de León de los Aldamas, España, cortó una oreja y cuatro apéndices de la cuadra de Julián Llaguno. El cartel de ese día se completó con Antonio Lomelín y Miguel Espinosa “Armillita chico”. De allí –en 1985- se retiró brevemente de la fiesta brava hasta que el 13 de septiembre de 1987, en la plaza Monterrey sostuvo un mano a mano con el español Antonio Chenel Albadalejo “Antoñete”, y Eloy cortó 4 orejas y dos rabos, enloqueciendo a la afición que llenó la plaza hasta las banderillas. Se despidió de los ruedos el 16 de noviembre de 2008 en la plaza monumental Monterrey, alternando con Alejandro Amaya y con el rejoneador Gastón Santos hijo.

Eloy Cavazos toreó mil 907 corridas, cortando 3 mil 972 orejas, 707 rabos y 9 patas. Indultó a 38 toros y concedió alternativas a 63 colegas. Su récord –muy difícil de igualar- es que en un solo día toreó cuatro veces. Eloy Cavazos es considerado junto a Lorenzo Garza y Manolo Martínez, lo mejor que hemos tenido en nuestra entidad si hablamos de la fiesta brava. Ha sido reconocido con cualquier cantidad de trofeos-entre ellos el Trofeo Regio, primera edición en el año 2000- y lleva su nombre una de las principales avenidas de ciudad Guadalupe. Lo mejor de él siempre ha sido su sencillez, a pesar de haberse codeado con lo más alto de la tauromaquia, del deporte y de la política nacional. Todos los nuevoleoneses somos sus amigos, en lo personal, todas las veces que he convivido con él en lugares públicos, veo cómo lo quiere la gente.