Internacional

Fenómeno de El Niño impactará fuerte a Colombia entre enero y marzo

Bogotá.- El gobierno colombiano advirtió que el fenómeno de El Niño podría generar sus mayores impactos en los próximos meses, debido al aumento promedio de la temperatura y la disminución de las precipitaciones pluviales.

El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, y la viceministra de Agua, María Carolina Castillo, fueron los funcionarios que lanzaron la alerta y a la vez anunciaron un serie de programas y proyectos para reducir el impacto de la sequía.

Los funcionarios hicieron un llamado a los gobernadores y alcaldes que se posesionaron el pasado primero de enero, por un periodo de cuatro años, para que revisen con urgencias sus respectivas acciones para mitigar los impactos negativos de El Niño.

Según el reporte del ministro de Vivienda, "de los 300 municipios que reportaron desabastecimiento con El Niño, ya logramos superar la emergencia en 139 y a la fecha tenemos 111 que siguen en monitoreo por problemas de desabastecimiento parcial".

"Hemos bajado en un 62 por ciento el riesgo a nivel nacional, esto es gracias a las medidas que se han tomado, tenemos inversiones por 824 mil 369 millones de pesos (257.6 millones de dólares), a través de los planes departamentales de agua", agregó.

Según pronósticos oficiales, los próximos meses podrían ser los de mayor impacto del fenómeno de El Niño en Colombia, debido al aumento promedio de la temperatura y la disminución de las precipitaciones de agua.

"Entre enero y marzo habrá un aumento importante de la temperatura, por lo cual seguirán los planes de contingencia y emergencia", enfatizó el titular de Vivienda.

"Seguiremos con los monitoreos de todos los acueductos y se le exigirá a las empresas de servicios públicos que informen cuáles son los planes que están desarrollando y cuál es el nivel de sus bocatomas", agregó.

Los alcaldes y gobernadores "deben determinar el estado de la capacidad de las fuentes hídricas que abastecen los sistemas de acueducto en sus municipios, identificar fuentes alternas de abastecimiento y revisar las medidas de respuesta del municipio y departamento para atender cualquier emergencia".

"Hemos sancionado a un millón 200 mil personas que derrochan agua en época de sequía, hemos encontrado que en materia de agua potable, diferente al consumo de energía, las personas están desarrollando un consumo racional disminuyendo el promedio en ciertas regiones de 26 a 18 metros cúbicos", subrayó.