20/01/2018
Editoriales

UN "MERCADO DEL AGUA" Y NEGOCIO, OBJETIVO DE LA OPOSICION A MONTERREY VI

Aunque la mayoría de los que participaron ayer en la protesta contra el proyecto Monterrey VI probablemente son gente bien intencionada, quienes encabezan esas protestas y han dirigido la oposición a ese proyecto desde hace algunos años no tienen propósitos muy loables que digamos, pues lo que buscan es declarar el agua como un "recurso escaso", limitar su uso y luego establecer su comercialización (cap and trade) para volverlo un gran negocio para "inversionistas" privados.

Ese es el proyecto de la organización Nature Conservancy que dirige Mark Tercek, un financiero que trabajo 24 años para la firma Goldman Sachs y que fue comisionado por ésta para formar ese organismos encargado de desarrollar inversión en "productos naturales", como el agua, los bosques, animales salvajes etc. Tercek apadrino la formación del Fondo Metropolitano del Agua de Monterrey que encabeza Eugenio Clariond el empresario quien estuvo a la cabeza de empresas como IMSA o LTH antes de que éstas entraran en problemas financieros y fueran vendidas a empresas extranjeras.

El objetivo es impedir que el agua llegue del Pánuco debido a que es "muy costoso". Según los estatus de Nature Conservancy, los proyectos de traslado de agua de una región a otra o de una cuenca hidráulica a otra, así como los proyectos de desalinización del agua, deben ser rechazados por sus "altos costos" y en lugar de eso administrar el "agua disponible" en cada región estableciendo límites y abriendo un mercado o comercialización.

Según Tercek y su organización, el mercado es la mejor forma de garantizar la conservación y el buen uso del agua puesto que todos buscarán ahorrar su consumo y eficientarlo, para así poder "vender sus excedentes a quienes necesitan más agua que ellos" y ganar dinero. Por supuesto, en la medida en que el agua escasee su precio aumentará y dará enormes ganancias a los "capitales" que inviertan en este mercado.