23/07/2018
Editoriales

Alfonso Reyes y la Historia

Este 17 de mayo, en Monterrey se recuerdan dos acontecimientos muy importantes. El natalicio del ilustre regiomontano y mexicano universal Don Alfonso Reyes y el 75 aniversario de la creación de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística.

Monterrey ha sido sede de importantes encuentros internacionales. Uno de ellos, al cual habremos de referirnos en esta ocasión, es el Primer Congreso de Historia México - Estados Unidos (1949) celebrado tres años después del 350 aniversario de la Fundación de Monterrey (1946).

Don Raúl Rangel Frías, quien era Rector de la Universidad de Nuevo León, manifestó que el Congreso "es una fuerza moral que puede cambiar el rumbo de las relaciones entre ambos países, aquí los historiadores dejan de ser espectadores y pasan a ser protagonistas de la verdad y esta búsqueda refleja la inteligencia de la historia moderna".

El Congreso fue un espacio donde se discutieron temas como la enseñanza de la Historia en México y en América. La tesis de la Historia Regional o la Historia Nacional aparecieron frecuentemente, en la convicción de que se debía reformar el concepto y encontrarle utilidad a la Historia como la ciencia de la reflexión contemporánea.

Corría por los pasillos del Colegio Civil, sede del Congreso, el rumor de que Alfonso Reyes no vendría al Congreso, pero de pronto se presentó como una gran personalidad de la cultura universal este destacado escritor regiomontano, reconocido por su talento y creatividad, quien expuso un genial opúsculo "Mi idea de la Historia", en el que, desde el inicio, afirmó con modestia:

"Soy un convidado inoportuno. Poco avezado en las disciplinas en que os habéis enaltecido, traigo hasta los claustros el aire de la calle, y sólo me anima comparecer ante vosotros el deseo de saludar a tan ilustres huéspedes en mi tierra natal.... ¿Mi Idea de la Historia? ¡Qué presunción, qué disparate, si ya el autor de Fausto nos dijo que nada es nuestro en propiedad exclusiva, que vivimos sobre el patrimonio común, y que cada hombre es una confluencia provisional entre las corrientes humanas, una intersección pasajera, a la cual por economía del discurso se le asigna un nombre propio..."

Alfonso Reyes brindó una cátedra sencilla, profunda, reflexiva en donde la estética de la historia convida a pensar en que, si bien la Historia es la ciencia de la verdad, escribir mal o mentir, son dos monstruos gemelos que la asechan. El escritor ofreció un repaso por los estilos literarios en la historia, la alegoría de los tonos regionales, citando como ejemplo al jarabe tapatío, el tango argentino, el corrido norteño...

Habló de que las piedras, como los documentos u objetos, no hablan por sí mismos. Se realiza el ejercicio de la interpretación y poética narración histórica para extraer el verdadero sentir político y diplomático de éstos. El historiador así es el ventrílocuo o el mago que hace hablar a los papeles, les vierte su sangre, energía, a tal grado que edifica complicadas arquitecturas, incluso las trasciende y puede llegar a la fase de las "diversiones históricas" o los supuestos del ¿qué tal si hubiera pasado esto y no lo que sucedió?.

Consecuentemente, este congreso sirvió para que la Sociedad Nuevoleonesa de Historia Geografía y Estadística se consolidara. La SNHGE nació el 17 de mayo de 1942. Su primer Presidente fue el profesor Timoteo L. Hernández. Entre sus miembros destacados ha tenido a figuras como Santiago Roel Melo, Santiago Roel García, José P. Saldaña, Raúl Rangel Frías, Plinio D. Ordóñez, Ricardo Covarrubias, Carlos R. Cantú, Israel Cavazos Garza, Luis Tijerina Almaguer, Apolinar Núñez de León, Humberto Buentello Chapa, Aureliano Tapia Méndez, Gerardo de León, Ramón Cárdenas Coronado, Gabriel Cárdenas Coronado, Alfonso Reyes Aurrecooechea, Hernán Salinas e Israel Cavazos Garza.

Más tarde se incorporaron Samuel Flores Longoria, Jorge Villegas, Armando Fuentes Aguirre "Catón", Gerardo Merla, Napoieón Nevares Pequeño, Juan Alanís, Ernestina Lozano, Leticia Martínez, Javier Barbosa, Sergio González, Sergio León Caraveo, Roberto Mendirichaga, Gerardo Merla, Juan Roberto Zavala, Ismael Vidales, Ernesto Tijerina, José Luis del Bosque, Irma Margarita Pompa del Ángel, Miriam de León Salvatore Sabella, César Lucio Coronado, Leopoldo Espinosa Benavides, Ludivina Cantú, Jorge Santiago, María Luisa Santos, Fernando Páez, Gerardo M. López Guajardo, Armando Tamez Moreno, Pablo Serna, René Alonso, Agustín Rodríguez, Sócrates Rizo, Alma Elisa Reyes, Francisco Valdés, José Manuel Reyna de la Fuente, César Morado, Héctor Jaime Treviño, Jesús Ávila y otros.

Miembros de la SNHGE son los creadores del Escudo del Estado de Nuevo León..

Actualmente su Presidenta es la Maestra Ludivina Cantú Ortiz, quien es Directora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL. Si se reunieran todos los libros que han escrito los miembros de esta venerable institución, sumarían varios cientos de volúmenes.

En este 17 de mayo, hemos de recordar a Don Alfonso Reyes y a la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística. Por la mañana, a las 9 horas, el Rector de la UANL, Mtro. Rogelio Garza, presidirá la tradicional guardia de honor ante el monumento a Don Alfonso Reyes, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL.

Para nosotros el sentido fundamental que tiene la Historia, es el de la Libertad y el de la Verdad. Es decir, el conocimiento del pasado en sus más disímbolas circunstancias, pero como un camino que nos debe conducir a la Libertad y a la Verdad, por consecuencia a la superación del género humano, sumergido por momentos en fuertes contradicciones y en violentos enfrentamientos, que son, al final de cuentas, la antítesis de la Libertad y por ende del género humano.

Pero más que teorizar sobre el sentido de la Historia queremos rendir un modesto homenaje a uno de nuestros más ilustres pensadores, Alfonso Reyes, y su concepto humanístico sobre la Libertad, expuesto en lo que los críticos literarios más importantes y rigurosos consideran como su mejor poema: Ifigenia Cruel. Invitamos a nuestros amigos a leerlo meticulosamente y, sobre todo, a reflexionar sobre el mismo.

Alfonso Reyes traza su poema basado en la tragedia griega, pero dándole una interpretación sui géneris, alejándose del concepto de sumisión indefectible del hombre hacia los dioses griegos, para dotar a la persona de un sentido propio de la libertad.

El Primer Congreso Internacional de Historia, celebrado en Monterrey en 1949, con la presencia de Don Alfonso Reyes, constituyó una reflexión de distinguidos historiadores miembros de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística y de otras instituciones de México y los Estados Unidos de Norteamérica, sobre un tema trascendente e inclusive polémico, que, por supuesto, se encuentra inmerso en la Teoría de la Historia. Las concepciones fueron plurales. Académicas, unas; vivenciales, otras; adeptas a diversas corrientes historicistas algunas, pero sin lugar a dudas todas ellas de un gran interés, no sólo para los especialistas, sino en general para todos.

El mejor ejercicio para internarse en los vericuetos de tan fascinante Historia, son, precisamente, reflexionar sobre la Historia. Los resultados han sido verdaderamente enriquecedores.

En fin, como dijera el propio Reyes, la historia no es cuento para niños, ni tampoco es necesario que se erija en tribunal. La iniciativa, la intervención para acelerar y madurar el proceso histórico, la esperanza de que la historia sea creación de la voluntad y no determinismo ciego. Ella, de esta suerte, estimula los sueños del mejoramiento humano.