16/12/2018
Editoriales

A un año de la tragedia

En la vida de repente suceden acontecimientos inexplicables,  sucesos que no tienen forma ni un por que pero del cual esta en nosotros obtener aprendizaje y ser más fuerte.

A un año de la tragedia en un colegio de Monterrey uno de esos eventos sin sentido sin un por que me doy cuenta de que el ser humano a pesar de todo eso es maravilloso, me he dado cuenta que la sangre que  en luto nuestras vidas hoy es un esperanza para muchos en mi ciudad.

Ese día vi mucho llanto, miedo y padres de familia con la misma pregunta… por qué? Hoy en día puedo observar a dos jóvenes fuertes y nobles que han perdonado a quien los hirió físicamente, estos mismos jóvenes que fueron arropados por su amorosa familia y por una sociedad que no se cansaba de desear su pronta recuperación, dos jóvenes que día a día trabajaron por salir adelante a través de sus terapias, no puedo imaginar el dolor corporal y espiritual de ellos y sus familias y hoy queridos amigos los vemos sonrientes y amorosos, pueden creerlo? No fue fácil pero si posible para ellos.

Vi una sociedad que vió a sus hijos con otros ojos nuevamente y comenzó a buscar información de como ser un mejor padre, vi un colegio que realmente se preocupa por sus estudiantes, un colegio resiliente y más fuerte.

Que no se nos olvide lo que pasó que no se nos olvide que hay jóvenes que están pidiendo ayuda a grito silencioso, en el cual 10 minutos diarios con ellos platicando sin celulares nos ayudará a mantenerlos sanos emocionalmente y enseñarles también que la amistad realmente es escuchar a nuestro amigo y saber que si él o alguien más esta en peligro es hora de pedir ayuda, eso es realmente amistad.

El Ser Humano no es perfecto pero tiene la capacidad de ser fuerte y ser feliz.

Abraza a tus hijos el día de hoy

 

Hasta la próxima