24/09/2018
Editoriales

FLAVINO RIOS Y EL USO DE LOS CHIVOS EXPIATORIOS

Cualquiera puede ver las gráficas o curvas del aumento de la deuda de estados y municipios y de cómo ésta se disparó desde unos 186 mil millones de pesos (mdp) en 2007 y unos 203 mil millones de pesos en 2018 --- los años de la llamada "crisis financiera global"---, hasta los más de 530 mil mdp en que se encuentra actualmente. En esos años de crisis o de explosión de la burbuja de las hipotecas, el último gran negocio de los grandes bancos en quiebra como Citibank-Banamex, Bank of America, Santander, HSBC etc. éstos decidieron que de ahí en adelante sólo prestarían dinero a los gobiernos, únicos "clientes" que "no pueden quebrar". Desde entonces se valieron, en el caso de México, de gente como Pedro Aspe y su firma Protego-Evercore, para "colocar deuda", es decir, para hacer que los estados y municipios y el propio Gobierno federal se endeudaran más.

Claro, contaron con la cooperación de los secretarios de Hacienda como Ernesto Cordero, José Antonio Meade, Luis Videgaray, etc. quienes retrasaban las participaciones federales a esos gobiernos cada año y además promovieron leyes que hacían más difícil la utilización de esos recursos para forzarlos a recurrir a préstamos bancarios, sobre todo de los de corto plazo. Banorte- Interacciones, el grupo bancario de la familia Hank-Rhon-González, fue el que más se benefició de este nueva burbuja pues pasó de tener poca participación en esa deuda a ser el principal acreedor de esos gobiernos "sub nacionales" como lo es en estos momentos. En el 2011, el gobierno de Felipe Calderón lanza el primer gran escándalo sobre la deuda ante la explosión del endeudamiento de Coahuila que alcanzó el nivel de 35 mil mdp y el primer gran chivo expiatorio, Humberto Moreira.

Poco después, para el 2013-2014 varios estados habían superado a Coahuila en endeudamiento como fue el caso de Nuevo León y Coahuila y, por supuesto, el Distrito Federal y el Estado de México. En este momento, la supuesta persecución contra los gobernadores como Rodrigo Medina, Javier Duarte, Guillermo Padres , Roberto Borge etc. es otra vez el uso de chivos expiatorios para encubrir este desfalco a la nación y el saqueo de los banqueros de casi el 80% de las participaciones federales a estados y municipios, buena parte de las cuales provienen de los Fondo Petroleros de Estabilización, es decir, recursos petroleros que los gobiernos de Calderón y Peña Nieto dedican exclusivamente al pago de la deuda. La detención de Flavino Ríos, el gobernador suplente de Veracruz por 49 días y los escándalos sobre su jefe Javier Duarte son meras telenovelas o un show para ocultar el verdadero atraco.