23/06/2018
Editoriales

Febrero 23 de 1828: Nace en Linares, Nuevo León, quien fuera gobernador del estado, José María Benítez y Pinillos

Febrero 23 de 1828: Nace en Linares, Nuevo León, quien fuera gobernador del estado, José María Benítez y Pinillos. Hijo de Francisco Benítez de Herrera y María Tomasa Martínez y Pinillos, y siendo muy joven casa con la señorita Juana Leal y Torrea. José María fue presidente municipal de la ciudad de Linares en tres ocasiones, 1859, 1862 y 1867.

   Su tendencia política era liberal, quedando demostrado cuando trasciende la pugna entre el gobernador Santiago Vidaurri y el presidente Benito Juárez García, aunque el primero se decía también liberal, terminó formando parte del gobierno del emperador Maximiliano de Habsburgo, quien igual se decía liberal.

   Benítez y Pinillos, desde su destacada posición en Linares, respalda a Juárez, marcando distancia con el gobernante estatal, y acercándose al nacional. Los diferendos entre Juárez y Vidaurri culminan en la separación, a instancias de don Benito Juárez, del Estado de Nuevo León y Coahuila, en dos entidades, como habían sido anteriormente, antes de que Vidaurri consolidara su liderazgo regional y consiguiera que el Congreso constituyente de 1857 formalizara la unión de los dos estados. Y es en el momento de la salida de Vidaurri del gobierno, cuando en febrero 26 de 1864 –a los 36 años de edad- Benítez y Pinillos llega a ser gobernador interino del Estado, hasta julio 13 de ese mismo año, cuando renuncia entregando el poder a Manuel Z. Gómez. En ese breve lapso, organizó la Guardia nacional, construyó acueductos para la fuente de Zaragoza y reorganizó el Tribunal de Justicia.

  Fue Benítez y Pinillos quien se encargó de celebrar por vez primera el triunfo de México en la batalla del 5 de mayo, y bautizó a la plaza mayor con el nombre de Plaza Zaragoza, y en su efímero gobierno, persiguió (sin éxito) a Julián Quiroga. Fue senador de la república a pesar de no ser afecto a Porfirio Díaz, pues siempre conservó su talante juarista, y murió en diciembre 1 de 1899 en su ciudad natal. Al año siguiente, su hijo Pedro Benítez Leal fue también gobernador interino.