17/07/2019
Editoriales

Seis señales de que tu hijo se está “estirando”

Las necesidades nutricionales aumentan durante los períodos de crecimiento y esto es lo que necesitas saber para identificar y fomentar un desarrollo saludable.

 

Si sientes que cada vez que volteas a ver a tus hijos, ellos están creciendo, sin duda no lo estás imaginando. De acuerdo con la Universidad del Sur de California[i], el crecimiento más importante y rápido de los niños, por lo general, dura entre 24 y 36 meses; en este período, que es alrededor de los 12 años, las niñas crecen en promedio 9 centímetros por año; mientras que los niños, que alcanzan su período más rápido de crecimiento a los 13 años, se estiran unos 10.3 centímetros por año.

 

En este sentido, debemos señalar que el proceso que envuelve el crecimiento es diferente a cualquier otra cosa, ya que implica la interacción de un complejo sistema de placas de crecimiento, nutrición y sus hormonas, ejemplo de lo anterior es que "en contraste con los árboles que crecen por los extremos, los huesos de los niños   crecen de adentro hacia afuera agregando calcio, proteínas y más tejido " explica la nutrióloga Elisa Gómez Reyes, gerente médico de Abbott.

 

 Y es que, cada hueso está equipado con placas de crecimiento que funcionan como un centro especializado. Las células llamadas condrocitos producen y distribuyen cartílago a lo largo del hueso; posteriormente, el cartílago es calcificado y convertido en hueso duro. Este proceso se extiende a lo largo de la placa y hace que el hueso crezca.

 

¿Por qué es importante identificar los períodos de crecimiento?

 

Los períodos de crecimiento son alimentados por una delicada interacción de hormonas, genética y, lo adivinaste bien: ¡nutrición! Mientras, que algunos nutrientes como el calcio y el fósforo forman los "bloques de construcción" de hueso y tejido, otros como la vitamina D, la vitamina K2, la arginina y el zinc juegan un rol de reguladores, explica la nutrióloga Elisa Gómez, gerente médico de Abbott.

 

Durante este período, es importante que la ingesta de calorías, proteínas, vitaminas y minerales de tu hijo sea la adecuada. La nutrióloga Elisa Gómez recomienda utilizar guías de nutrición[ii] para incorporar una amplia variedad de alimentos sanos y nutrientes en la dieta de tus hijos. "Darles alimentos nuevos de cada uno de los grupos ayuda a garantizar que el niño reciba los nutrientes que necesita para crecer y que la dieta sea variada y suficiente", dijo.

 

6 señales de que tu hija o hijo se está estirando

 

1.- Siempre está hambriento

La creciente necesidad de nutrición está asociada con el crecimiento, por lo que es probable que tus hijos experimenten una ola de hambre antes y durante los períodos de crecimiento, que pueden durar un promedio de 24 a 36 meses. Asegúrate de que las calorías adicionales vienen de alimentos nutritivos, en vez de bocadillos o dulces.

 

2.- Recientemente entró a la pubertad

De acuerdo con el estudio publicado en la Revista de investigación clínica en Endocrinología pediátrica[iii], la máxima velocidad de crecimiento, - que es el período en que un niño experimenta el crecimiento más rápido, casi siempre coincide con la pubertad-. La investigación encontró que entre el 95 de las niñas y el 70 por ciento de los niños alcanzan su velocidad de crecimiento máximo durante este período. En promedio, las niñas la alcanzan a los 12.1 años y los niños a los 13.7 años.

 

3.- De pronto todos sus pantalones le quedan cortos

Las piernas de los niños tienden a crecer antes que sus torsos. De hecho, la longitud de la pierna y la del torso pueden utilizarse para predecir a qué edad tu hijo tendrá su velocidad máxima de crecimiento, lo anterior de acuerdo con la Universidad de Saskatchewan[iv].

 

4.- Duerme más de lo usual

Mucho del crecimiento sucede cuando los niños están durmiendo, ya que las secreciones de la hormona del crecimiento se incrementan durante toda la noche. Para ayudar al crecimiento, la Clínica del Sueño de la UNAM[v] recomienda que los niños entre seis y 13 años duerman entre 9 y 11 horas. Para los adolescentes, entre 14 y 17 años, se recomienda que sean entre ocho y 10 horas.

 

5.- De pronto choca con todo

Durante las etapas de crecimiento, los cambios rápidos en la altura y la longitud de las extremidades pueden hacer que el centro de gravedad de los niños se desplace[vi], por lo que puedes notar que son más propensos a caerse.

 

6.- Está ganando peso

Es normal que tu hijo esté ganando peso durante el proceso de crecimiento. Presta atención a los problemas de peso que puedan surgir durante este tiempo y asegúrate de proporcionar apoyo constante. Este aumento de peso a veces puede contribuir a futuros problemas de la imagen corporal[vii].

 

Referencias:

 

[1] Adolesc Health Med Ther. 2015; 6: 149 - 158. Published online 2015 Aug 25.

[1] https://www.choosemyplate.gov/

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4677560/

[1] Prediction of Age of Peak Height Velocity https://www.usask.ca/kin-growthutility/phv_ui.php

[1] http://www.unamglobal.unam.mx/?p=19527

[1] https://www.healthychildren.org/English/healthy-living/sports/Pages/Teens-and-Sports.aspx

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4554432/

Seis señales de que tu hijo se está “estirando”