20/09/2018
Editoriales

Opiáceos y heroína, epidemia que puede extinguir a Estados Unidos

Durante una rueda informativa general este martes 8, el Presidente Trump y el Secretario de Servicios de Salud y Humanos, Dr. Thomas Price, informaron sobre los esfuerzos de varias agencias del gobierno para hacerle frente a la crisis de las opiáceas que aflige al país. A una pregunta sobre si el Presidente estaba considerando declarar una emergencia de salud pública nacional, Price respondió que el Presidente “la ve como una emergencia. Es una emergencia” pero dijo que, en este momento, no habrá una declaración formal.

  Declarada o no como emergencia, dos informes dados a conocer en los últimos días destacan lo grave de la crisis y la necesidad de adoptar el tipo de medidas que propuso Lyndon LaRouche para acabar con la Guerra del Opio del imperio británico y Narcotráfico SA, en contra de Estados Unidos y todas las Américas.

 Los datos dados a conocer por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS por siglas en inglés) que forma parte de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por siglas en inglés) reveló que la epidemia de opiáceas está empeorando en todo el país, según el programa “Frontline” de PBS. En el tercer trimestre del 2016, hubo casi 20 muertes por sobredosis por cada 100,000 habitantes, en comparación con 16.7 para el mismo período del 2015. Las muertes por sobredosis aumentaron en la primera mitad del 2016, y aunque no hay estadísticas disponibles para la segunda parte de ese año, si se continúa con la misma tendencia, el número total de muertes relacionadas a las drogas eclipsaría fácilmente la cifra record de 52,404 muertes del 2015, según el informe.

  Un informe publicado por American Journal of Preventive Medicine del 7 de agosto, sugiere que el gobierno no está informando fielmente sobre la extensión real de la crisis; es decir, están reportando menos casos que las muertes por sobredosis reales. Al analizar los datos en los certificados de defunción en el país, el autor del estudio, profesor de la Universidad de Virginia, Christopher Ruhm, encontró que la tasa de muertes relacionadas a las opiáceas era 24% mayor que las cifras oficiales del gobierno y las muertes por sobredosis causadas específicamente por la heroína son 22% mayores que los cálculos oficiales del gobierno.

  En particular en los estados de Alabama, Indiana, Louisiana, Pensilvania y Nueva Jersey, las muertes relacionadas a las opiáceas fueron 100% mayores que los cálculos oficiales del gobierno. Según Frontline, la subestimación se debe, en parte, al hecho de que los hospitales no siempre nombran la droga específica que ocasionó la defunción. En algunos años, hasta una cuarta parte de todos los certificados de defunción no contienen esta información, explica Frontline.