25/09/2018
Editoriales

La Indispensable Burocracia

Se está poniendo de moda achacar muchos de los problemas políticos del mundo (Por ejemplo Trump en EU) a "la burocracia", por lo que corremos el riesgo de que mucha gente crea que se puede eliminar o desaparecer y que con eso se resolverían dichos problemas: La realidad es que no podrían existir los Estados modernos, ni tampoco las grandes empresas privadas, sin tener un cuerpo técnico- administrativo intermedio, de personas no electas ni propietarias, sino contratadas, de preferencia profesionales entrenados en la especialidad que se les asigne, la cual deberán ejercer sujetos a determinadas reglas.

Así es que la burocracia es la estructura técnico-administrativa intermedia, debajo de quienes ejercen el poder político o son propietarios de la empresa, y por encima del público en general o de los obreros o contratistas que desarrollen las funciones físicas necesarias.

Claro está que, en la práctica, en muchos países, y hasta en algunas empresas, las burocracias adquieren defectos y vicios, siendo los más comunes y notorios: Una cerrazón o inflexibilidad ante los problemas individuales del público que atienden, muchas veces agravada por una corrupción venal, todo lo cual repercute en una notoria la ineficiencia, lentitud y encarecimiento del manejo de los asuntos públicos.

¿Quiénes son los culpables de que la burocracia se malee? Principalmente sus jefes que ejercen el poder político: En los países no plenamente democráticos quienes llegan al poder se creen con derecho a "disponer", como de una bonanza, de los principales puestos técnico-administrativos, corriendo o evitando el ascenso de profesionales capaces y poniendo en su lugar a sus incompetentes paniaguados. Estos flagrantes abusos generalmente desmoralizan a todos los burócratas de los puestos inferiores y los vuelve corruptos. En raras ocasiones este cuerpo técnico-administrativo intermedio puede desarrollar un espíritu de grupo que le permita defenderse no sólo de "los de arriba" sino mantenerse firme ante los líderes del sindicato "nacional", como ocurrió en la CFE en la yo trabajé de 1960 a 1988.

Así que ¿Qué hay que hacer con las burocracias maleadas? Pues corregirlas ¿Cómo? Primero democratizando al gobierno electo que ejerce el poder político; Segundo, profesionalizando toda la estructura técnico-administrativa, asegurándose que todas las contrataciones y los ascensos sean siempre en proporción a la capacidad y honradez de las personas.

¿Por dónde empezar? Me parece que aquí en México debemos empezar al nivel municipal, cuyas funciones técnico-administrativas son relativamente sencillas, poniendo especial énfasis en tener una policía capaz y motivada, para lo cual es necesario capacitarlos y entrenarlos, lo cual, a su vez, requiere pagarles y equiparlos bien. Esto forzosamente repercutirá en los impuestos prediales, pero todo lo que fortalezca la seguridad pública, facilitará tanto el crecimiento económico como la democratización.

Simultáneamente, podemos presionar tanto al nivel Estatal, como pujar porque el mejor candidato que aparezca para la Presidencia en 2018, tenga como asunto prioritario el saneamiento y la profesionalización de la burocracia federal.

Atte.- JVG.- 12-07-17.