11/Dec/2019
Editoriales

Entrecurules 01 11 2019

Un día después del zafarrancho en el Congreso local, Osvaldo Serna Servín, líder de la Federación del Sindicato de Trabajadores del Autotransporte de la CROC, pidió disculpas por los golpes que recibieron empleados del Congreso local y los daños causados al Recinto Legislativo, pero tal y como se anunció el miércoles 30 de octubre, el Poder Legislativo interpuso ayer jueves, la denuncia de hechos correspondiente y por tanto no habrá marcha atrás porque no se trata de un juego, sino de una falta de respeto a uno de los tres poderes del  Estado.

 Admitió Serna Servín que sus compañeros se exacerbaron en su ánimo porque el hartazgo llegó a sus límites, pero aclaró que están en un estado de indefensión porque nadie detiene las embestidas de las autoridades y lamentamos que se afecta a terceras personas.

Sin embargo, fueron a tocar la puerta equivocada, porque debió ser en el Palacio de Gobierno donde debieron haber escuchado sus demandas y su petición de frenar los operativos que los tienen desesperados. No obstante, Serna Servín reiteró su compromiso de ofrecer un mejor transporte público.

Dice además que tienen razón las autoridades al decir que nadie por encima de la ley, pero también exigimos trato justo y parejo para los compañeros taxistas.

Sin embargo, el daño ya está hecho y el Congreso local en voz del órgano máximo de Dirección, Carlos de la Fuente, reiteró que si se dirigen a ellos con respeto serán escuchados y que la ley de movilidad que reclaman también avanza.

 Las autoridades ante las cuales fue interpuesta la denuncia por parte del Congreso, tienen bien identificados en videos y en cámaras a los agresores y por tanto quizá detenga a algunos líderes porque si los golpes y los daños se dejen impunes, al rato cualquier grupo de presión vendrá a patear y golpear la puerta y a los custodios del inmueble.

Las autoridades estatales, deben resolver las diferencias que tengan con los taxistas y los deben escuchar, pero siempre y cuando lo hagan con respeto y sin recurrir a la violencia.

Tiene razón Serna Servín que los taxistas y sus familias están hartos y desesperados por las embestidas de la autoridad de la Agencia Estatal del Transporte, pero eso no justifica actos violentos.

Argumenta el líder que la gente se le salió del control  y  que prácticamente su autoridad fue rebasada, motivo por el cual debe hablar con sus agremiados para que cuando protesten tengan un comportamiento respetuoso.

 Y la CROC de Serna Servín no tiene por ahora un diputado que los defienda como los tuvo en su momento y en la lista están don Agustín Serna Mendoza, Agustín Serna Servín, Ramón Serna Servín, Diego López Cruz y muchos otros, ya fallecidos todos y que en su tiempo defendieron a los taxistas.

Lo importante ahora es que las autoridades escuchen a los taxistas para que no recurran a la quema de autos ni a parar el Aeropuerto, ni realizar muchas otras prácticas que en estos tiempos ya no deben darse.

Hace tiempo que no se presentaban hechos como los ocurridos el pasado 30 de octubre en el Congreso local, lo cual opacó de alguna manera, el homenaje que se rindió al fallecido y asesinado empresario don Eugenio Garza Sada.

Habría que ver si a las filas de la CROC llegó algún infiltrado, seguidor de los Fernández Noroña o los Salmerones que tenían la intención de boicotear el homenaje y la develación de las letras áureas dedicadas en honor de don Eugenio.