23/06/2018
Editoriales

Septiembre 21 de 1846: Día de la Batalla de Monterrey

Septiembre 21 de 1846: Día de la Batalla de Monterrey. En el marco de la guerra de invasión norteamericana a México, iniciada socarronamente por el presidente norteamericano James Polk, debido a que en abril, una patrulla de exploración con 63 hombres al mando de Seth Thornton fue emboscada por lanceros del general Anastacio Torrejón, en terrenos que no eran norteamericanos, sino mexicanos, y de ahí se agarró Polk para que el Congreso declarara la guerra a México, diciendo “sangre estadounidense ha sido derramada en suelo estadounidense…” siendo que Texas llegaba solamente hasta el río Nueces, no al Bravo, y Texas acababa, el 1 de marzo de 1845 de unirse a EUA, pero ellos traían su plan expansionista, así que el 13 de mayo EUA declara la guerra a México. Sin embargo el general Taylor –luego presidente de Estados Unidos- antes de esa declaratoria bélica, desde el 8 de mayo ya había abierto fuego en contra de tropas mexicanas, al mando de Arista en Palo Alto y en la Resaca de la Palma o Resaca de Guerrero. Así que a México no le quedó de otra que responder a esa declaratoria bélica con otra similar el 23 de mayo.

En ese contexto, el día 19 de septiembre llegaron tropas estadounidenses a las inmediaciones de Monterrey. Empezando las primeras escaramuzas el día 20, pues la ciudad de Monterrey era resguardada por Pedro de Ampudia. El día 21 se dio el combate mayor, pero la estrategia militar, su armamento, así como la organización de los soldados norteamericanos fueron determinantes para que durante ese día los nacionales perdieran en varios frentes, como en el Fortín de las Tenerías, sitio en donde corrió mucha sangre de ambos bandos y en donde ahora hay una plaza en honor de la Batalla de Monterrey. Regresando a lo sucedido, al ver que iba perdiendo la batalla, a pesar de que el número de caídos de un lado y otro era similar, casi 500 muertos por bando, el día 23 de septiembre Ampudia capitula entregando la plaza a los norteamericanos, a quienes les gustó Monterrey, pues se quedaron por un año y ocho meses gobernando a nuestro Estado, hasta que se llevaron por conducto del Tratado Guadalupe- Hidalgo, firmado en la capital mexicana, más de la mitad del territorio mexicano, comenzó la evacuación de sus tropas. Los héroes de la Batalla de Monterrey, extrañamente fueron ocultados; en lo personal platiqué mucho con mi abuelo, quien era del siglo XIX y jamás me mencionó algo que le hubiesen platicado sus padres o gente mayor de esa época. Y no solo él, sino que jamás escuché algo de personajes ilustres, como que era un asunto penoso. En los libros de historia no viene mencionado más que Monterrey se rindió y Nuevo León fue ocupado por los gringos. Hay una iniciativa de los Amigos de la Batalla de Monterrey, para que al nombre de la ciudad, se le agregue una “H” de heroica, en virtud de que la gente combatió a los soldados gringos aventándoles lo que tenían a la mano.