03/Dec/2020
Editoriales

12 de octubre de 1492, el día del reencuentro

Poco se habla de lo sucedido antes de que Colón descubriera América, y hoy 12 de octubre de 2020 algo hablaremos de ello. Esta fecha podría llamársele “Día del reencuentro” porque los ancestros de todos los actores de esta gesta eran humanos coetáneos y coterráneos. Nuevos descubrimientos demuestran que el Homo Sapiens salió de África a finales del Pleistoceno hace unos 177 mil años cuando el mundo se volvía más húmedo, y nacía la mega fauna de mamuts, rinocerontes lanudos, osos perezosos gigantes, felinos de dientes de sable, y ciervos gigantes.

 

El ser humano iniciaba su epopeya de conquistar el planeta -seguramente no lo hizo concientemente-, en plena Era de hielo que le complicaba la vida y las soluciones de sus enormes problemas. Ya no podía andar desnudo y hubo de aprender a robar la gruesa piel de otros animales, a zurcirla y moldearla a su forma, y a calzar sus pies. Desarrolló sus primeras armas complejas, como arcos de gran tamaño, lanzas y trampas inteligentes para semejantes animales. 

 

El frío le obligó a producir fuego y a construir viviendas, casi todas de materiales móviles, como huesos y pieles fácilmente desmontables, trasportables y montables de vuelta. Aprendió a robar leche materna de otros mamíferos y conservarla como como yogurt y queso, para lo cual recorrió un largo proceso químico y corporal para acostumbrarse a lácteos no humanos. 

 

España

 

Los humanos llegaron a todos los rincones del vastísimo mega Continente  Eruoasiaticoafricano, llegando al límite occidental hace 60 mil años, cuando había otros homínidos que poblaban el mundo. El Homo Heidelbergensis, y el muy evolucionado e inteligente, pero poco adaptable y fecundo Homo Nearderthalensis que tenían unos 200 mil años en Europa antes de la llegada del Homo Sapiens. 

 

El Homo Sapiens se desarrolló en la Península Ibérica de forma particular, primero desplazando ecológicamente a los otros Homos llevándolos a la extinción, a la migración o la disolución genética en poco menos de 20 mil años. 

 

Los habitantes de la Península Ibérica se dividieron en 7 tribus: Iberos, transiberos, artesios, celtas, celtíberos, cántabros y vascones. Por milenios estuvieron en la Edad de piedra, hasta que llegaron los griegos, fenicios y los cartagineses en el siglo I A.C. metiéndolos a la Edad del hierro. Pero en el siglo I A. C. llegó Roma para imponer su cultura. 

 

A la caída del imperio romano en el Siglo V, la Península fue ocupada por los Visigodos venidos del norte, y en 711 de nuestra época los musulmanes conquistaron casi toda la península, con férrea resistencia de los Católicos. En 1942 los musulmanes fueron expulsados de Europa, junto con los judíos colaboracionistas: los Reyes Católicos preparaban su expansión más allá de los mares. 

 

 

América

Volvemos a la edad de Hielo. Los hombres como se dijo, se expandían por todo el continente Euroasiaticoafricano, y en su errar por el planeta, un grupo de Homo Sapiens, hace unos 80 mil años cruzaron el estrecho de Bering que por el aumento de los casquetes polares y la baja del nivel de los océanos había un puente de tierra llegando a las Américas. 

 

Siguiendo presas o buscando tierras menos frías, viajaron al sur en dos rutas. La que  partía del macizo de Winsconsin hasta la costa atlántica y luego al sur, llegando a Florida y después al Caribe, entrando a tierra firme por Tabasco. Recordemos que las islas se conectaban con pasos de tierra, y de ahí se pobló Mesoamérica y Sudamérica. 

 

La segunda ruta partía del macizo de Wisconsin en línea recta hacia el sur, llegando a un edén de gran vegetación y todo tipo de megafauna, con abundante agua que se derretía de los glaciares de Norteamérica: la Gran Chichimeca.  

 

Hace unos 35 mil años empezó el deshielo y se cerró el paso de Bering, pero cerca de 20 mil homo sapiens ya se encontraban en América. Los grupos de Homo Sapiens tomaron sus propios caminos culturales; unos a Mesoamérica y otros a la Gran Chichimeca. No consideraremos a los incaicos, amazonas y mapuches de sur América, porque de ellos sólo los incaicos alcanzarían lo que se llama civilizacion. 

 

Los que se quedaron en la Florida y el Caribe se estancaron en la Edad de piedra. El mar les daba sustento fácil y viajaban de un extremo a otro de las islas buscando frutos, concheros y algunos animales, pues conforme se empequeñecían las islas por el aumento del nivel del mar, los animales se iban haciendo pequeños por el enanismo insular. 

 

Mesoamérica y la Cultura Olmeca

 

Mesoamérica pronto fue poblada de Homo Sapiens en la edad de Piedra. Tallaban en cuevas y paredes viviendo en grandes bandas, pues las bestias eran enormes y los frutos abundantes. En Tultepec, EDOMEX, se acaban de hallar trampas para mamuts de 15 mil años de antigüedad: Dos fosas con paredes perpendiculares de 1.70 de profundidad y 25 metros de diámetro. Las llenaban de agua y arena, luego perseguían a los mamuts hasta que caían en la trampa, los mataban y destazaban. Ellos avanzaron en la Edad de piedra con herramientas cada vez más precisas.

 

En tanto, los que llegaron a Tabasco hace unos 8 mil años a Olmecapan, tuvieron un importante salto cultural. La alternancia entre época seca y de lluvias e inundaciones los llevó a descubrir la agricultura, advirtiendo que en donde habían tirado cáscaras y semillas, al siguiente año crecían las mismas plantas dando fruto, en una agricultura accidental. Ahí nace el seminomadismo, un lugar durante la lluvia y otro en el estiaje. 

 

Para llegar al sedentarismo colocaron sus chozas sobre montones de lodo y piedra, a nivel superior que las aguas; desarrollaron la cerámica y sofisticadas herramientas, y crearon lo mismo que los romanos allende el océano: la propiedad privada. 

 

Al vivir en comunidad y con bienes propios, se requirió un árbitro para los conflictos. Le otorgaron este rango al más fuerte, para que pudiera obligar a otro a cumplir una orden. Le construyeron una choza sobre dos montones de tierra, pero luego apareció alguien capaz de hablar con los dioses y su choza se hizo sobre tres montones de tierra, después la casa del ídolo sobre cuatro, naciendo así las pirámides.  

 

Hace 7.5 mil años en el mismo Olmecapán empezó la domesticación del maíz. Ya en un mundo más seco llegó la civilización, y hace 5 mil años empezó el periodo Arcaico temprano de la Cultura Olmeca. La civilización llega cuando todos se sujetan a reglas legales, religiosas, morales y sociales abandonando los instintos primitivos dentro de un cuerpo social capaz de castigar las infracciones.  

 

Por eso la cultura Olmeca es la cultura madre de Mesoamérica y se repite y transmite con ciertas modificaciones al mundo Maya 2.5 mil años A. C.; al Zapoteco mil años A.C.; Teotihuacán en 500 A.C.; los Toltecas año 400 a.C.; y Mixtecos en los años 500 D.C. Hasta aquí el desarrollo puro de Mesoamérica que encuentra en los Toltecas para el año 1000 su máximo esplendor cultural, arquitectónico, y astronómico. Los Mayas en su libro mágico, el Popol Vuh, escriben:  

 

“…el Señor de la esmeralda, el joyero, el escultor, el tallador, el Señor de los hermosos platos, el Señor de la Verde Jícara, el maestro de la resina, el Maestro Toltecatl…” 

 

Todas estas culturas tenían muchas similitudes, como dos calendarios principales -uno de 260 días mágico y ritual; y otro de 365 días agrícola-, politeísmo -mismos dioses con diversos nombres según su lengua-, canibalismo ritual, sacrificio humano y una cultura gastronómica en torno al maíz. 

 

La Gran Chichimeca

 

Volviendo en el tiempo vemos que en la extensa zona que comienza en los estados actuales de San Luis Potosí, Zacatecas, Durango y Sinaloa y al norte los estados norteamericanos de Kansas, Colorado, Utah y Nevada -hoy entre semidesérticos y desérticos-, hace 15 mil años abundaba el agua que escurría de los glaciares, como se dijo, abundante megafauna con todo tipo de frutos frescos y nueces que posibilitó el desarrollo de un gran espacio sin ley, ni civilización: la Gran Chichimeca. 

 

En este inmenso territorio vivían en algún momento millones de humanos bajo la ley del más fuerte. No desarrollaron escritura -salvo algunos muy rudimentarios petroglifos-, ni agricultura, ni ganadería ni calendario, ni religión, mucho menos un gobierno organizado. Peleaban entre ellos, pero podían organizarse en grupos medianos o muy grandes para combatir a enemigos más poderosos o grupos rivales. 

 

Andaban desnudos o en taparrabo, y desarrollaron herramientas muy rústicas, enfocándose sólo a fabricar armas poderosas, como arcos de gran alcance, flechas de pedernal inmenso que podían matar una mega bestia, así como algunas lanzas. 

 

Sin embargo, pasados los siglos, esta tierra -junto con todo el planeta- estaba en un proceso de desertificación y calentamiento. Desapareció la megafauna, las presas fueron reduciéndose a venados, jabalíes, bisontes que iban migrando al norte, armadillos, conejos, liebres, y junto con ellos fueron haciéndose pequeñas las armas, comenzando una despoblación por falta de alimentos y llegó en el año mil de nuestra era, que así podía describirse: 

 

“Ellos llamaban aquella región Chichimecatlali –o tierra de los Chichimecas– también la Teotlalpan Tlacochcalco Mictlampa,–o “campos espaciosos que están hacia el norte-lugar de la muerte… Es un lugar de miseria, de dolor, de sufrimiento, fatiga, pobreza y tormento. Un lugar de rocas secas, de fracaso, un lugar de lamentación, es un lugar de muerte, de sed, un lugar de inanición. Es un lugar de mucha hambre, de mucha muerte”. 

 

En su época de más miseria debían comer su propio excremento, la población fue decayendo en número pero no en valor y adaptación a un medio ambiente cada vez más hostil. 

 

Los tolteca chichimecas, y la migración de la Gran Chichimeca a Mesoamérica.

 

Para mediados del Siglo X los toltecas y sus grandes cuidades Tula y Huacapalco se habían despoblado, no se sabe si por alguna tragedia ecológica, una epidemia o una hambruna. Quedaron pocos, pero mantenían su conocimiento ancestral; algunos sacerdotes seguían con sus ritos en ciudades prácticamente abandonadas. 

 

Sin embargo unos años después de que se despoblara la tierra de los tlatelolcas llegó: 

 

“el gran chichimeca Xolotl a poblarla… en el año 963 de la encarnacion de Cristo nuestro señor que llaman macuili tecpatl… hasta llegar a la ciudad de Tolán (Tula)… sin gente, por lo que no quiso hacer asiento en Tula; llegó a un lugar que se llama Tenayucan Oztopolco…  y habiendo tomado posecion quieta y pacifica sobre toda la tierra que contenía dentro de todos los términos del imperio de los tultecas, por su persona y por la de sus caudillos y capitanes” 

 

Así nació la nación Tolteca-Chichimeca que después tendría como capital a Texcoco, nación de la cual fuera rey Netzahualcóyotl, genio de su tiempo y de la humanidad. 

  

Los Aztecas o Mexicas también nacen como pueblo en el mítico Aztlán, o más históricamente, Chicomoztoc, en Zacatecas. En el párrafo135 de los Anales de Tlatelolco se describe que Quauhtliquetzqui no encontró al águila sobre el nopal, sino una señal de que en el nopal había estado el águila: 

 

135 Más Quauhtliquetzqui parte para enterrar el corazón del Copil (un enemigo) en medio de los cañaverales. Allá el nopal estaba erecto. Tenía solamente una hoja y estaba llena como de gis, porque el águila dejaba allá sus excrementos. De ahí proviene el nombre de Tenochtitlan. 

 

 

Incursiones previas

 

Existen evidencias arqueológicas que hacen suponer que los chinos estuvieron en Michoacán de 1250 a 1300 de nuestra Era. Las similitudes en técnicas de fabricación de cerámica vidriada aunque de diseños diferentes lo sugieren. Se supone que un pequeño junco chino -barco no apto para viajes en altamar- se extravió y fue llevado por las corrientes a Michoacán, donde intercambiaron algunos objetos y técnicas por alimentos para intentar regresar a Asia. En principio suena a algo imposible 

 

La otra incursion posible sucedió en 1421. Una flota dirigida por dos chinos, Zhou Man y Hong Bao, habrían navegado desde África hasta la desembocadura del río Orinoco, en la actual Venezuela, y bajado en el año 1421 por la costa del continente hasta el estrecho de Magallanes. Esto sería siete décadas antes que Cristóbal Colón. 

 

También existen evidencias de que al menos los vikingos estuvieron dos veces en América; la primera de ellas es que temporalmente tuvieron campamentos en el norte del Canadá, nada permanente sino campamentos de descanso y cacería. 

 

La otra incursión registrada es entre 1300 y 1350, cuando unos vikingos llegaron a las costas de Veracruz, donde fueron recibidos con sorpresa por los huastecos, quienes primero ofrecieron vino a los extraños y luego les arrancaron, para sus colecciones, sus rubias y pelirrojas cabelleras. 

 

 

El encuentro entre los pueblos: España, Mesoamérica y la Gran Chichimeca.

 

España

 

Colón sólo encontró en sus primeros tres viajes -1492, 1493, y 1498- tribus bárbaras del Caribe, a los que bautizó como caribes. En octubre 16 de 1502, en  su cuarto viaje tuvo contacto en Isla Guanaja, con los Mayas.

 

Después, los Reyes Católicos establecieron una base en La Habana, Cuba, para de ahí explorar el occidente. Su gobernador era Diego Velázquez de Cuéllar que mandó a dos exploradores, Francisco Hérnandes de Córdoba a Florida y Yucatán, y a Juan de Grijalva a Tabasco. La tercera iría al occidente de Cuba, a cargo de Hernán Cortés. 

 

Pero a Velázquez le molestó que Cortés organizara una expedición militar, no de exploración. Cortés, con sus recursos reclutó 600 hombres y compró caballos. La reacción del gobernador fue cancelar el permiso, pero Cortés se fue de Santiago de Cuba el 18 de noviembre de 1518, sin permiso y a contra orden del gobernador, en franca desobediencia. 

 

Por la libre, Cortés vagó por las costas de Cuba porque no había reunido lo necesario para su expedición y Velázquez mandó detenerlo. Pero no pudieron, y con 11 naves, 518 infantes, 16 jinetes, 13 arcabuceros, 32 ballesteros, 110 marineros y unos 200 indios y negros como auxiliares de tropa, Cortés partió con 10 cañones de bronce y cuatro falconetes, o cañones pequeños. 

 

Cortés llegó a Cozumel, luego a Centla (Tabasco) y luego a Veracruz, atacando a quien se le opusiere, y destruyendo ídolos para provocar a los indígenas. En el camino recogió a un fraile náufrago -Gerónimo de Aguilar- y cuando recibió como botín a la Malinche, le informaron que el verdadero tesoro estaba en Tenochtitlan, a donde fue a conquistar, por medio de una serie de alianzas con enemigos de los mexicas. 

 

Además de actuar sin permiso, Cortés decía venir en nombre de una nación en formación, pues España aún no existía. Mientras Cortés conquistaba América, los Reyes Católicos conquistaban apenas el resto de la Península Hispánica. La tierra de Cortés no se llamaba España, sino Castilla.  

 

17… en el año 10 acatl cuando la gente de Castilla llego aquí (Tlatelolco)… (Anales de Tlatelolco) 

Capitulo LXXXVII que trata de como el Rey Motecuhzoma y los demás señores del imperio dieron la obediencia al rey de Castilla y lo que sucedió a Cortés hasta prender a Pánfilo de Narváez que venía contra él. Historia de una nación Chichimeca. 

 

Ni siquiera hablaba el español que hoy hablamos sino “en nuestro romance” con palabras como “relleves” que quiere decir sobras de comida, “mañera”, estéril; “escalentado”, calentado en exceso, y contracciones que ahora parecen propias del aragonés o del catalán “ponelle” (es una doble ele, no una elle). 

 

Hasta finales del Siglo XVI empezaron a llegar otro tipo de “españoles”, como vascos que fundaron la ciudad de Laredo (pastizal hermoso, en vasco), gente de las Islas Azores como Alberto del Canto y Gaspar Castaño de Sosa, de Portugal; o Zacatecas que al final de la colonia recibió una importante población asturiana. 

 

En principio, los castellanos que llegaban eran mercenarios, vagabundos en busca de suerte, pero pronto se empezó a mandar a gente de primer nivel para gobernar provincias inmensamente ricas. Como fue el caso de Martín de Zavala, quien siendo criollo zacatecano, estudió en la Universidad de Salamanca y luego fue enviado en 1624 como gobernador de la provincia del Nuevo Reino de León. 

 

Llegó gente muy cruel como Nuño de Guzmán o Pedro de Alvarado y muy humana como el segundo virrey Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón (que liberó a 15 mil esclavos ilegales) y Fray Bartolomé de las Casas, que hizo modificar toda las leyes sobre los indios, defendiendo sus derechos para darles mejor vida. 

 

El mestizaje fue inmediato, a la fuerza -violación- o por conveniencia casarse con la hija de un señor indígena o simplemente porque las indígenas eran las únicas mujeres disponibles. Tenochtitlan fue conquistada en 1521 y no empezaron a llegar familias completas hasta pasado 1560. Los mestizos eran una casta de derechos intermedios, mas bien con oportunidades. 

 

Mesoamérica

 

Cuando Cortés llegó a Mesoamérica encontró a medio millar de señoríos que tenían un asiento con su propio señor, su propio centro ceremonial y una comarca para cultivar. Sin embargo, en 1518 pisó tierras mexicanas y existían dos grandes imperios, el Mexica y el Purépecha, el reino de Tlaxcala y muchos señoríos mayas, otomíes, culhuas, otomíes zapotecas que no habían sido conquistados, o ya liberados.

 

El imperio Azteca era el mas organizado, pero también el más frágil. Porque cobraba tributos en oro, pieles, plumas, esclavos para sacrificar o trabajar en las obras y regresaba muy poco a los pueblos. Hacía rehenes a los señores de los pueblos en Tenochtitlan, aunque respetaba a los dioses locales, imponía el culto a Huichilopoztli dios del fuego. 

 

El imperio Azteca o Mexica era una triple alianza entre los señores de Tenochtitlán, Texcoco y Tlatelolco, cuyas capitales se comunicaban por la llamada Laguna mexicana. Su fragilidad consistía en el número de enemigos, a los que les daba igual ser súbditos de Tenochtitlan que de Madrid. El acuerdo de España con los tlaxcaltecas incluía la igualdad, pero los demás pueblos sí fueron abusados y explotados por los españoles. 

 

La Gran Chichimeca

La gran Chichimeca tenía un doble reto para los castellanos, pues al mismo tiempo que viajaban por regiones desiertas e inhóspitas, debían pelear con grupos pequeños y sanguinarios de homo sapiens en estado de salvajismo medio, mientras los españoles estaban en la Era de la Ilustración. 

 

La tierra de los zacatecas fue el primer gran asentamiento fundado en la Gran Chichimeca, el 8 de septiembre de 1546, y todavía un siglo más adelante seguiría la conquista de esta tierra sin fin. En ella se asentó en 1596 la ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey que, tan solo en su comarca (un cuadrado de 30 leguas lado con centro en monterrey), vagaban intermitentemente un centenar de tribus. 

 

Algunas se civilizaron, engañadas por una falsa comodidad ofrecida por las encomiendas, que en el fondo eran una cruel esclavitud; otras a la fuerza, pues eran capturados sus niños; y las demás pelearon hasta morir, sin ser erradicados hasta principios del Siglo XX. 

 

Las tribus Yapiniguanes, Ymanguara, Zaguimaniguara, Aguecolmos, Aierapaguena, Alapiguana, y otras tribus guerreras atacaban en los caminos. No reconocían el derecho a la propiedad por lo que tomaban lo mismo a un chivo que a una mujer de un corral o de un jacal, y si podían vencer era totalmente de ellos; igual pasaba con los sembradíos. 

 

Epílogo

Podríamos decir que la criatura llamada hombre u homo sapiens salió de África y dominó todo el planeta con un arma invisible, la inteligencia. Todos los individuos que salieron eran iguales y con el paso del tiempo, sus descendientes fueron moldeándose hasta hacerse diferentes. 

 

El medio ambiente y las distancias fueron diversificando a los grupos con características diversas, progresando del límite animalístico a la escritura, la música, la religión, la ciencia y la tecnología. Si había diferencias entre los mismos americanos Mayas y Purépechas, Mesoamericanos y Chichimecas, entre castellanos y americanos ya eran divergenciasabismales. 

 

Pero en el fondo eran iguales, Homos Sapiens reencontrados al otro lado del planeta 177 mil años después de haber salido de África por distintos caminos buscando lo mismo. Aunque hablaban diversas lenguas, siempre hubo intérpretes como La Malinche con Cortés, o nuestro alcalde colonial Lucas “El Bueno” que llegó a dominar varias lenguas de los nativos. 

 

Fue un reencuentro sangriento, es cierto, pero eso mismo sucedía entre los europeos que luchaban contra árabes y orientales y entre ellos mismos. Sin embargo, este reencuentro de hombres de ambos lados del océano Atlántico es el suceso histórico más importante de todos, el que modificó en mayor medida a la humanidad. Eso es lo que hoy conmemoramos. 

 

 

Fuentes: 

Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos. 

Centro Nacional de Investigación y Evolución Humana (CENIEH)  

Instituto Catalán de Paleoecologia Humana y Evolución Social (IPHES) 

Universidad de Binghamton 

https://www.ngenespanol.com/descubrimientos/hallan-primeras-trampas-mamut-del-mundo-tutltepec/ 

https://enriquedussel.com/txt/Textos_200_Obras/PyF_pueblos_originarios/Popol_Vuh.pdf 

Bernardino de Sahagún, Historia General de las cosas de la Nueva España. "Colección sepan cuantos...". Editorial Porrúa. México, D.F., México (1999).  

Fernando de Alva Ixtlixochitl, Historia de la Nacion Chichimeca, Crónicas de América, Editorial Dastin. 

Jerónimo de Alcalá, Relación de Michoacán, El Colegio de Michoacán 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-54407243