14/08/2018
Editoriales

Manuel González: ¿un Gobierno - maquinaria electoral?

La mayoría de los observadores locales y nacionales afirman que el millón 373 mil firmas que ha recaudado El Bronco fueron logrados en buena medida por funcionarios de su gobierno y conexiones de estos con gobiernos de otros estados y que, además, el evento de arranque de campaña de este sábado también fue organizado por funcionarios de gobierno quienes invitan “voluntariamente a fuerzas” a miles de empleados de sus secretarias y direcciones.  

  Al dejar el Gobierno del Estado El Bronco dejó en su lugar a Manuel González un colaborador de todas sus confianzas y compañero de aventuras y andanzas. Inmediatamente después, Manuel designó a  Genaro Alanís, el ex coordinador de la Nueva Independencia la organización creada para la recolección de firmas del Bronco, como secretario de gobierno.   Dos días después el gobernador interino designa a Eugenio Montiel, un diputado ex priista y quien “coqueteó con Morena” como titular de SEDESOL en donde está depositado “el tinglado electoral”, según una columna local, por la vía de la compra de votos.

 Junto con este nombramiento vinieron los de Manuel Vital en Desarrollo Sustentable y de Raúl Ricardo Pedroza como “procurador de desarrollo sustentable”, puestos ambos que también tienen un “tufo electoral” o de compra de votos y de voluntades.  El nuevo secretario de gobierno, Genaro Alanís, designó de inmediato a dos directores  de sus confianzas: El de desarrollo político y el de gobierno., puestos, obviamente relacionados con la actividad electoral de todos los partidos y de los futuros candidatos “independiente” que contenderán en el 2018.  Aunque el objetivo final de la campaña del Bronco no sea la Presidencia de la República sus votos sí contarán a la hora de quitarle votos a AMLO el candidato anti sistémico y a cambio de lo cual el Bronco recibiría apoyo en recursos millonarios  del gobierno al regresar a Nuevo León a ocupar su puesto de gobernador.