18/11/2018
Editoriales

DEMOCRATAS PROGRESISTAS SE ACERCAN A TRUMP PERO PONEN CONDICIONES

Algunos destacados demócratas progresistas que pelearon contra Hillary Clinton o que la respaldaron por motivos pragmáticos, han mostrado públicamente que están listos para trabajar con Donald Trump, bajo ciertas condiciones.

La senadora Elizabeth Warren dio un discurso ante la central obrera AFL-CIO el 10 de noviembre, en donde continuó con sus ataques sin ambages contra algunas de las acciones y actitudes de Donald Trump, pero al mismo tiempo, ella reconoció que "hay millones de personas que no votaron por Donald Trump por la intolerancia y el odio que encendía sus manifestaciones de campaña. Votaron por él a pesar del odio. Votaron por él porque están frustrados y furiosos y porque esperan que él pueda traer un cambio".

Luego retomó el tema más adelante, y le planteó a los líderes sindicales que "cuando Trump, el Presidente electo, quiera abordar estos temas, cuando su meta sea aumentar la seguridad económica de las familias de clase media, entonces podrá contar conmigo. Yo voy a dejar de lado nuestras diferencias y yo voy a trabajar con él para que eso se logre", afirmó. "Yo les ofrezco trabajar tanto como me sea posible y traer conmigo a tanta gente como pueda a este esfuerzo".

El representante de Minnesota, Keith Maurice Ellison, copresidente de la Junta Progresista de la Cámara de Representantes, recalcó el mismo punto en una entrevista con el diario USA Today: "Si el Partido Demócrata no está clara y francamente de lado de los hombres y mujeres trabajadores de Estados Unidos, algún político oportunista va a tomar esta bandera y crear confusión. Creo que nadie puede negar que Trump trató de sonar como un populista en la economía... Tenemos que abordar las necesidades que tiene la población que ha estado viviendo en un estancamiento".

USA Today cita a Stephanie Taylor, cofundadora del Progressive Change Campaign Committee (Comité de Campaña por el Cambio Progresista), quien subrayó que los demócratas progresistas en repetidas ocasiones han alertado de que los republicanos podían aventajar a los demócratas en temas como el comercio, los empleos, las reformas a Wall Street, y la avaricia corporativa.

"Esta competencia no debió ser tan cerrada", se quejó ella, "y los demócratas en el futuro van a perder una y otra vez a menos de que atraviesen por serios cambios ideológicos y sigan el liderato de Elizabeth Warren, para luchar contra la economía fraudulenta de un modo verdaderamente auténtico".

El senador Bernie Sanders se unió a Warren y a Ellison en la promesa de trabajar con Trump en tanto él se apegue a sus promesas de campaña sobre la creación de empleos, la construcción de infraestructura, y el aumento salarial.