13/12/2018
Editoriales

Febrero 21 de 1910: nace la Cruz Roja de México

Febrero 21 de 1910: nace la Cruz Roja de México. Desde el 12 de mayo de 1909, en la casa del doctor Fernando López en la capital del país, se realiza la primera reunión con el antecedente de que en 1898, la Cruz Roja española solicitó a México informes de las instituciones nacionales de asistencia pública. En agosto 2 de 1907 el presidente Porfirio Díaz expide el decreto por el cual México se adhiere a la Convención de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos en las guerras. La primera sede de la Cruz Roja mexicana fue la casa del médico López, por la actual calle de Madero, en la ciudad de México.

 Los días 27 y 28 de agosto de 1909, el norte de México fue azotado por lluvias torrenciales que ocasionaron graves desastres en Monterrey, afectando a más de la mitad de la población, y la primera acción pública de la Cruz Roja mexicana es venir de la ciudad de México el 3 de septiembre de 1909 a auxiliar a los damnificados. A partir de 1910 la labor de la Cruz Roja en todo el país es invaluable pues por ejemplo, cuando hubo una escasez de alimentos en 1915 debido a la baja productividad del campo como resultado de la revolución mexicana, la hambruna fue paliada por los miembros de la Cruz Roja mexicana con alimentos en las zonas más necesitadas de México.

Esta noble institución vive de donativos y sus servicios son totalmente gratuitos, actuando sobre todo en casos de percances, fenómenos naturales y cuando las condiciones sociales negativas son de grado extremo. Cubre el territorio nacional con 400 delegaciones siendo una institución muy apreciada por los mexicanos. La Cruz Roja mexicana es parte de la organización internacional Cruz Roja y Media Luna Roja. No es casual que en Monterrey se haya impuesto el récord de mayor recaudación en las colectas de Cruz Roja y sean tan populares los festivales anuales por televisión cuando vienen a nuestra ciudad los grandes artistas populares para estimular a los generosos nuevoleoneses a que den donativos mayores cada vez. Sin embargo, Cruz Roja Mexicana aún no era parte de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y Media Luna Roja, hasta que en 1912 el Comité Internacional de la Cruz Roja otorga reconocimiento a la Asociación Mexicana de la Cruz Roja, y un año más tarde, durante el enfrentamiento armado de la Decena Trágica, que arroja 506 muertos y 1500 heridos, la Asociación Mexicana de la Cruz Roja ayuda a las víctimas de ese suceso. De 1911 a 1921 en dramáticas escenas, como la Revolución Mexicana, la invasión Norteamericana a Veracruz, los brotes epidémicos de tifoidea y de influenza española, las inundaciones del Bajío, los terremotos de 1912 y 1919; la bandera de la Cruz Roja ondeó en calles, campos y edificios simbolizando la neutralidad de los heridos y de quienes los atienden.

En 1923, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Liga de Sociedades) reconoce a la Cruz Roja Mexicana. Siete años después, Cruz Roja Mexicana extiende sus Delegaciones, en este periodo se funda el 44% de las filiales existentes; y su filial Morelia asiste a los niños exiliados de la Guerra Civil Española en el año de 1937. Tres años más tarde se celebra la Primera Convención Nacional de la Cruz Roja Mexicana bajo la presencia de Alejandro Quijano. Nuevamente tres años más tarde en 1943 se asiste a las víctimas de la erupción del volcán Paricutín en Michoacán. En 1968 se inaugura el Hospital Central de la Cruz Roja y se asiste a las víctimas de la matanza de Tlatelolco. Ha brindado atención a las víctimas de: refugiados guatemaltecos en los años ochenta; los terremotos de la Ciudad de México en 1985; el conflicto armado en Chiapas. Los huracanes en la costa del Océano Pacífico y del Golfo de México. Bendita sea esta institución que atiende a todos en momentos difíciles.