03/Dec/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Octubre 21 de 1972: Se manifiestan miles de regiomontanos marchando por las calles de la Ciudad en repudio de los acontecimientos de los últimos días entre grupos de estudiantes y trabajadores de la Facultad de Medicina y del Hospital Universitario. Los manifestantes pedían que la ley y el orden regresara a esas instituciones que son indispensables para la salud de todos los nuevoleoneses.

La Unión Neolonesa de Padres de Familia había solicitado un par de días antes al gobernador Luis Marcelino Farías que interviniera para restablecer el orden en el Hospital Universitario, debido a los enfrentamientos entre estudiantes. Sin embargo, el gobernador Farías había promulgado el 7 de junio de 1971 la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en la que se otorgaba plena autonomía académica, administrativa y organizacional, y tres días después, en la ciudad de México se había realizado la masacre del 10 de junio de 1971 en el llamado Jueves de Corpus, evento que estaba relativamente fresco en la memoria colectiva (un año y medio entre este evento y la manifestación que hoy recordamos). Eran tiempos de lucha política por el control de una Universidad que estrenaba su autonomía y que, al paso del tiempo, demostraría madurez llegando a ser una de las más grandes y mejor ranqueadas del país, con egresados que brillan ejerciendo sus conocimientos en los más conspicuos centros de trabajo y formación académica en el país y el extranjero.