22/09/2018
Editoriales

Noviembre 11 de 1891: Las fuerzas revolucionarias de Catarino E. Garza son atacadas por fuerzas gobiernistas en la frontera de Tamaulipas con Texas

Noviembre 11 de 1891: Las fuerzas revolucionarias de Catarino E. Garza –nacido el 24 de noviembre de 1859 cerca de Matamoros, Tamaulipas- son atacadas por fuerzas gobiernistas en la frontera de Tamaulipas con Texas, y ante la superioridad de estas, Catarino se ve obligado a retirarse rumbo a Nuevo León.

El 15 de septiembre anterior, el periodista Catarino Erasmo Garza, opositor al régimen de Porfirio Díaz, viviendo en Estados Unidos, cruzó el río Bravo en un punto llamado Las Lajas, cerca de ciudad Mier, Tamaulipas, con 38 individuos. El 30 de septiembre concluyó en la jurisdicción de San Carlos, un manifiesto desconociendo a Francisco Ruiz Sandoval como el director de la campaña en contra de Porfirio Díaz, asegurando que quien aspire a ocupar esa posición (líder anti porfirista), debe contar con el apoyo de cuando menos tres estados a favor de una revolución en contra el dictador. Para el 7 de noviembre, Catarino E. Garza cruzaba la frontera con 70 hombres en un ferry “por el lado opuesto al rancho de Agua Negra”.

Su gente portaba uniforme caqui, un sombrero texano con una cinta alrededor que decía “Fronterizos libres”, un caballo, un rifle Winchester y 50 cartuchos. Este personaje revolucionario había recorrido en 1882 Tamaulipas y Nuevo León en calidad de vendedor de máquinas de coser, regresándose a Estados Unidos donde fue en 1885, cónsul de México en San Luis Missouri. Fogoso orador, masón activista que publicaba artículos agresivos, provocando que el gobierno norteamericano, a instancias del mexicano lo condenara a la cárcel por un mes acusado de calumnias y le confiscara sus equipos de imprenta.

En 1888 atacó en una columna a un aduanero norteamericano diciendo que había mandado asesinar a un opositor a Porfirio Díaz, por lo que de nuevo fue a la cárcel en Río Grande, City, y hasta allí fue su acusador a balearlo, pero no lo pudo matar y en cambio él fue perseguido por una multitud que lo rodeó en un fuerte militar y tuvo que ir una compañía de Rangers texana a rescatarlo. De ese peliculesco episodio Catarino se dio a conocer y convirtió en líder natural de los pueblos rivereños de Texas. Sus andanzas han sido motivo de estudio por el mejor historiador de Sabinas Hidalgo, Celso Garza Guajardo, en dos trabajos profundos publicados en sus libros (“En busca de Catarino Garza” y “Catarino Garza, precursor de la revolución en el noreste”), así como por otros trabajos de autores como el de Gabriel Saldívar, “Documentos de la rebelión de Catarino E. Garza en la frontera de Tamaulipas y sur de Texas, 1891, 1892”; y el de Gilberto Urbina “La revuelta de Catarino Garza: una revolución que nunca fue”, entre otros investigadores. Catarino Garza es una figura histórica interesante e importante que debe seguir estudiándose, pues su espíritu revolucionario le llevó a irse a luchar fuera de México, a Centroamérica donde murió en un hecho de armas. Su actividad anti porfirista abonó el ambiente para que, la revolución mexicana de 1910 iniciara 19 años después, el coahuilense Francisco I. Madero.