17/06/2019
Editoriales

Audiencia Pública

Al gobernador Jaime Rodríguez Calderón se le están enredando feo algunas cosas, sobre todo las que tienen qué ver con los aspectos económicos y de gobernabilidad, mismos que, de no solucionarse favorablemente y pronto, podrían ser la última de sus crisis… es que le tocó una época en que la Federación invierte directamente en beneficio de algunos segmentos de la población, y los estados tienen que buscar sus propios recursos, con las protestas de los ciudadanos, pues eso significa nuevos impuestos… luego hay una crisis que va creciendo cotidianamente en varios aspectos de la seguridad, pues un día le renuncia el secretario de seguridad Aldo Fasci, otro le matan policías al estado, y otro hay ejecuciones a granel en las calles… ///

Y por si fuera poco, ahora tiene otra crisis con las tarifas del transporte público, porque los transportistas ya no aguantan con sus ingresos, pues JRC desde su campaña los ha puesto en las cuerdas hablando de “seis familias” que se enriquecen a costa de los nuevoleoneses que no tienen automóvil… y ahora éstos ya no quieren transportar pasajeros por el mismo precio de hace un par de años, pero la gente que se autonombra usuarios –no clientes- del transporte público, no está dispuesta a que le propinen otro tarifazo… además, la crisis política generada por la relación de Jaime con AMLO –que no es buena-, y por si fuera poco el problema habérsela jugado en favor del PAN en las elecciones locales, hace ver un escenario inédito de ingobernabilidad silenciosa lo que en verdad pone en peligro su gubernatura… ¿qué tal pollo pa´l arroz?...///   

La carta que Milarca Fernández, la hija de Mauricio Fernández, envió al alcalde Miguel Treviño, no tiene desperdicio… le da un giro interesante al debate de si se debe terminar el museo que lleva su nombre –el de Milarca- para exhibir colecciones de obras y piezas arqueológicas realmente valiosas… una buena parte de la gente está molesta con Mauricio porque se “pasó de tueste” en varias ocasiones, toda vez que se convirtió en el Porfirio Díaz sampetrino, y eso no es bien visto… pero la verdad es que Milarca nos pone a pensar en el privilegio que será tener a disposición de las nuevas generaciones materiales culturales tan preciados y caros… ¿cómo la béisbol?...///