30/May/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Abril 08 de 1904: Nace en Monterrey Valentín Campa Salazar, quien sería un destacado líder obrero de talla nacional, y candidato a la Presidencia de la República. Hijo de un pequeño comerciante de productos agrícolas, Merced Campa, desde muy temprana edad su familia se mudó a Torreón, en donde recibió sus primeras letras y además, experiencias políticas. Vió de cerca en su juventud algunos actos crueles de los revolucionarios, lo cual impactaron la conciencia del futuro líder. Cuando se supo de la llamada Expedición Punitiva de Estados Unidos en territorio nacional entre los años 1916 y 1917 para perseguir a Pancho Villa, intentó insrcibirse en el Ejército Nacional para combatir a los norteamericanos.

Esto no fue posible por su corta edad,  yéndose a trabajar en 1920 como trbajador petrolero en Madero, Tamaulipas. Su talante de líder era inocultable, y cuando estaba trabajando en la empresa La Corona como fogonero de grúas, en el primer ajuste de personal fue despedido. En 1923 ya se había incorporado al movimiento sindical en la Alianza de Ferrocarrileros, en contra del gremialismo entreguista. Cuando fueron encarcelados por el imperialismo norteamericano dos italianos llamados Nicolás Sacco y Bartolomé Vanzetti por sus conductas anarquistas, Campa fue un activista para organizar a los trabajadores en un amplio grupo de izquierda.  En 1925 Valentín se convirtió en el dirigente del sindicalismo ferroviario en Ciudad Victoria, y para agosto de 1926 ya estaba participando en una huelga de la Unión Mexicana de Mecánicos -la primera de su vida- así como en la huelga general ferrocarrilera de 1926 – 1927 que le llevó a estar incomunicado por tres días y golpeado en forma salvaje. Por una orden directa del presidente Calles, lo iban a fusilar, sin embargo, el gobernador tamaulipeco Emilio Portes Gil intercedió en su favor y fue liberado y expulsado de Tamaulipas.

De ahí Campa regresó a nuestra Ciudad en donde organizó una Federación sindical en donde había comunistas y anarquistas, corrientes ideológicas que estaban de moda a nivel internacional. Ya para esos momentos el nombre de Valentín Campa se escuchaba entre los trabajadores del país como un gran líder. Creó junto a otros grandes líderes obreros del país, la Confederación Sindical Unitaria de México CSUM, quedando como secretario de organización, y siendo el secretario general, David Alfaro Siqueiros. En 1929 comenzó la Gran Depresión en Estados Unidos que de inmediato, y fueron despedidos millones de trabajadores pues miles de empresas quebraron. Miles de braceros regresaron a México creciéndose el desempleo, y con ello los problemas nacionales se multiplicaron. Surgió el Partido Nacional Revolucionario, dividiéndose la Liga Nacional Campesina, y como Valentín Campa militaba tanto en el movimiento obrero como en el campesino, por lo que Siqueiros, Campa y Elías Barrrios fueron al Congreso constituyente de la Confederación Sindical Latinoamericana, en Montevideo, Uruguay, donde la participación de Campa le valió para ser promovido a un órgamos internacional.

Al regresar de la URSS que había visitado por invitación de sus homólogos rusos, Campa estuvo vigilado por lo que actuó clandestinamente bajo el alias de Esteban Franco. Fue copartícipe en la creación de la CTM. En 1932, impulsó la huelga en la ASARCO de Monterrey, pero fue derrotada y sus activistas expulsados. La vida de Valentín Campa merece toda una obra escrita por alguna de las mejores plumas de México, pues su riqueza ideológica y su activismo político son enormes. Acaso resumiré que en 1934 fue candidato a gobernador de Nuevo León. Luego se sumó a Vicente Lombardo Toledano en la consolidación de la CTM chocando con el grupo de Fidel Velásquez. Campa fue secuestrado un par de ocasiones y huésped de varias cárceles mexicanas por largos años, pero siempre al salir, regresaba a las luchas sindicalistas. En el año de 1976 fue candidato del Partido Comunista Mexicano, PCM, a la Presidencia de la República y diputado plurinominal en 1979. Fue co fundador del PSUM, y en su última participación política, Valentín Campa militó en el Partido de la Revolución Democrática PRD. Murió en Ciudad de México en noviembre 25 de 1999, y en esa Ciudad existe una plaza en Iztapalapa con su nombre y un tren en Ermita que se llama Valentín Campa.