13/11/2018
Editoriales

Julio 30 de 1933: Nace en Monterrey quien sería gobernador de Nuevo León, Pedro Zorrilla

 

Julio 30 de 1933: Nace en Monterrey quien sería gobernador de Nuevo León, Pedro Zorrilla. Pedro Gregorio Zorrilla Martínez, en el año de 1950 estudió derecho en la UNAM y posteriormente en 1957 el doctorado en la Universidad de París. En su generación había personajes de la talla de Mario Moya Palencia y Sergio García Ramírez. Fue, desde recién graduado de doctor, catedrático en su alma mater y funcionario de gobierno federal, así como del Departamento del Distrito Federal. Secretario general de gobierno de Tamaulipas y gobernador de Nuevo León, en el año de 1973, ganándole la candidatura a Alfonso Martínez Domínguez.

   Recibió el gobierno estatal de manos de Luis M. Farías y se lo entregó a Martínez Domínguez, lo cual se dice fácil pero gobernar en medio de estos dos grandes personajes de la política nacional no fue sencillo. Sobre todo porque Zorrilla representaba en Nuevo León la política del presidente Luis Echeverría, quien no llevaba buena relación con los grandes industriales. Su periodo fue muy productivo a pesar de campañas mediáticas infames en las que se le acusaba un día sí y otro también de todo, excepto de corrupción, pues Zorrilla fue un hombre honesto que vivió y murió en la “medianía juarista”.

   Su gabinete estaba integrado entre otros, por Francisco Valdés, Leopoldo Andrade, Eduardo Belden, Eduardo Garza González, Carlota Vargas, Filiberto de la Garza, Florencio Guerra, y Ricardo Canavati. Su obra pública fue extensa, ya que planeó el crecimiento urbano como nunca antes, constituyó el Consejo estatal de desarrollo urbano, cuerpo colegiado que sería modelo nacional, con la participación de todas las fuerzas empresariales y laborales, así como la Universidad de Nuevo León y los colegios de arquitectos y de ingenieros civiles. Construyó la ampliación de la avenida constitución al oriente, la prolongación de la avenida Gonzalitos, y la Fidel Velásquez; la avenida Manuel L. Barragán con sus pasos a desnivel, implementó varios pares viales. Aprovechó el plan del río Santa Catarina para construir canchas debido a que la vegetación que existía lo había convertido en refugio de malvivientes.

   Creó el INAP del estado, y conectó con caminos rurales a todas las cabeceras municipales. Empezó la descentralización de Monterrey con la instalación de parques industriales en Linares y otros municipios fuera del área metropolitana. Creó la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, que promovió la construcción de muchas obras de infraestructura del escaso líquido que generaba graves problemas en tiempos de estiaje. Zorrilla despertaba todos los días con noticias de que se caería del gobierno, pero resistió estoicamente los últimos tres años en que el presidente López Portillo vivía una luna de miel con los empresarios nuevoleoneses, quienes le tildaban (a Zorrilla) de “emisario del pasado”, pues su amistad con Echeverría nunca fue perdonada, ni habérsela jugado con Moya Palencia para su fallida candidatura presidencial. El periódico El Norte publicaba una tira cómica con el nombre de “El doctor Z” si mal no recuerdo, en donde la figura del gobernador era objeto de burla y sarcasmo.

  Murió el 18 de diciembre de 1999. Durante su gobierno, tuve la oportunidad de crecer con mi constructora pues los concursos de obra pública no llevaban dedicatoria, simplemente los ganaba quien diera más barato, así que pude aportar a la ciudad importantes obras públicas como un tramo de la hoy avenida Fidel Velázquez, y otras más. Tuvo inmerecidas distinciones conmigo que nunca olvidaré.