20/10/2018
Editoriales

En Morena y en el PRI están más atentos a lo que suceda en Por México al Frente, que los propios panistas, perredistas y convergentes

En Morena y en el PRI están más atentos a lo que suceda en Por México al Frente, que los propios panistas, perredistas y convergentes, pues dependiendo del candidato que sea, habrá una transformación de la pelea democrática: será una elección de dos o de tres… esto porque está muy claro, ya que si el candidato de Por México al Frente se apellida Mancera, la pelea fuerte será en la Capital de la República, con el consiguiente desgaste de Andrés Manuel López Obrador, quien por largos tres sexenios ha sido el mero chipocles en esa localidad… en ese caso, el perjudicado es Morena y el beneficiado es el PRI…///

Sin embargo, si el candidato es Anaya, el dirigente panista, su campaña sería respaldada por la militancia azul, que hoy contempla votar, aunque sea una parte de ella, por Pepe Meade, el candidato del PRI, o sea que el que se beneficiaría con esta candidatura de Anaya, sería morena, y el perjudicado sería el PRI… por tanto, el resultado de la elección –o selección- del abanderado de Por México al Frente, es bien importante… ¿de acuerdo?...///

Localmente ya comienzan a circular versiones de que prominentes panistas y priístas están fraguando sendos golpes a sus enemigos al interior de sus respectivos partidos políticos… que “si fulano de tal me gana la candidatura, no me aventaré por otro partido político, pero impulsaré a zutano para que lo haga perder”, o que “aviéntate tú por Morena y si quedo yo en mi partido, te sumas a mi candidatura, pero si queda otro en mi lugar, yo te respaldo”… y escenarios concebidos al fragor de la pelea interna, hace que la imaginación vuele… pero así como ven las aguas de revueltas, pronto estarán tan tranquilas como si nunca se hubieran revuelto… ¿estamos?...///