24/09/2018
Editoriales

Entrecurules 05 07 2018

JLP salvó a NL de la crisis del agua

 

Para el ex Secretario General de Gobierno y ex diputado federal, Graciano Bortoni Urteaga, ya fallecido, el ex presidente José López Portillo, vino a salvar a Nuevo León de la crisis del agua.

 Al menos así lo afirma Bortoni en el libro "Martínez Domínguez y yo", escrito por el periodista Raúl Robledo Ávalos, donde narra importantes episodios al lado del ex gobernador.

 Hubo una firme amistad, pero también desencuentros y hasta alejamientos, por frustrar las aspiraciones legítimas de ser el sucesor precisamente de Martínez Domínguez.

 Sin apartarnos del tema del agua, dice Bortoni que López Portillo, en un evento en la Macroplaza vino a expresar a los nuevoleoneses:

 Quiero decirles que la obra que se ha realizado es con cargo íntegro a la Federación; ese es un pequeño abono de la deuda que México tiene con Nuevo León.

 Y para Bortoni, el hecho de que el Alcalde de San Nicolás en ese tiempo, Adalberto Núñez, haya retirado por sus pistolas la estatua ecuestre de López Portillo, fue una ingratitud, porque la solución del problema del agua fue para todos.

 Tampoco San Nicolás tenía agua.

 "Ir a quitar la estatua ecuestre de López Portillo, cuando debe tenérsele gratitud de por vida al que vino a salvar a Nuevo León.

 Debería darle vergüenza, si la tiene y si no que se muera con su ingratitud, con su traición y deslealtad, porque él no representó al pueblo, en todo caso al Cabildo, pero el mandar eso que explique la razón, que lo juzgue la historia.

 Y señala Bortoni "si honrar honra, ofender también ofende y de qué manera. Fue un exceso de poder equivocado, es una dictadura no es otra cosa.

 Desafortunadamente esa fue la respuesta a un hombre generoso, que le dio justicia a Nuevo León y no hay poder humano que pueda borrar del escenario a un hombre que está por encima de todo.