Nacional

Piden replantear impuesto para alimentos con alto contenido calórico

México - A dos años de haberse implementado el impuesto especial a bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico, debería replantearse, ya que no ha cumplido con su objetivo en el corto y mediano plazo, afirmó la directora general del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), Lorena Cerdán.

Dijo que estudios muestran que en 2014 el consumo de bebidas azucaradas cayó entre 3.0 y 6.0 por ciento, lo cual se traduce en una baja de solo seis calorías por persona.

Esta reducción es mínima si se le compara con el incremento en los precios, superiores al 10 por ciento en el caso de las bebidas azucaradas y de 8.0 por ciento en alimentos con alta densidad calórica, destacó en entrevista.

"Lo que queríamos era impactar el consumo calórico. Pero el alto incremento en los precios y una ligera caída en la compra de estos alimentos no se tradujo en una reducción del consumo calórico, que era el objetivo de salud pública", planteó.

Lo anterior lo demuestran estudios publicados por universidades y organismos como el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), El Colegio de México y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Toda esta evidencia revela "que no se redujo el consumo y no se sostuvo a lo largo del tiempo, además de que el impacto en términos de calorías fue escaso, por lo que consideramos que no se cumplió con el objetivo de salud para el que fue creado".

En ese sentido, Cerdán añadió que la recaudación por ambos impuestos creció 13.5 por ciento de 2014 a 2015 para el caso de los alimentos con alto contenido calórico, y 13.9 por ciento en bebidas azucaradas, por lo que tampoco fue funcional.

"Lo sería si la recaudación hubiera sido nula. Pero si ésta subió y eso justifica la permanencia del impuesto, cuyo argumento para implementarlo se está comprobando que no está funcionando", apuntó.

En su opinión, resulta fundamental que "quienes estamos involucrados en esta discusión nos reunamos con toda la seriedad para analizar cuál fue el defecto de esta política pública, y que lo hagamos de manera ordenada y civilizada", apuntó.

"No nos podemos quedar con solo un punto de vista. Analicemos lo que hay en la mesa y que esta política se revise de la mejor manera que sea posible, y si se plantea que no funcionó, entonces que se corrija", concluyó Cerdán.