17/11/2018
Editoriales

Julio 28 de 1928: nace en Agualeguas, Víctor Gómez Garza, quien sería contador público ejemplar y tesorero del estado durante varias administraciones

 

Julio 28 de 1928: nace en Agualeguas, Víctor Gómez Garza, quien sería contador público ejemplar y tesorero del estado durante varias administraciones. A la edad de quince años se cambió de Agualeguas a Monterrey, sin perder jamás su arraigo con su tierra natal.

 Estudió teneduría de libros en la Academia Comercial "Juan García Treviño", luego estudió para Contador Privado en la Escuela de Contadores de Monterrey, y comenzó su carrera profesional que complementaría con sus estudios de Contador Público en 1956 en la Universidad de Nuevo León, hoy UANL, presentando brillantemente la tesis: Análisis e Interpretación de Estados Financieros.

 Fue un distinguido catedrático de esa escuela y culminó su trayectoria académica siendo director de esa su Alma Mater, FACPYA, de 1964 a 1967. En el ínterin fue presidente de 1963 a 1965 del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León. Y dos años después, en 1967, es nombrado Tesorero general del Estado de Nuevo León por el gobernador Eduardo A. Elizondo, alto cargo que desempeñó con honestidad y como ningún otro nuevoleonés de los tiempos modernos. Su prestigio profesional, aunado al de Ramón Cárdenas Coronado y Francisco Garza Ponce, hizo de la carrera de contaduría pública, una de amplio prestigio, abriendo las puertas a las nuevas generaciones de egresados de esa área del saber en todas las empresas y gobiernos locales. Tanto es el reconocimiento a su labor, que el gobernador Luis M. Farías, -quien sustituyó a Elizondo- le pidió que continuara en el cargo, siendo esta posición administrativa la más delicada para un gobernante y que normalmente se reserva para alguien de la absoluta confianza del primer mandatario del estado.

 Posteriormente, el gobernador don Alfonso Martínez Domínguez le nombró también titular de las finanzas públicas del estado. Para, finalmente, de 1985 a 1991, el gobernador Jorge A. Treviño igual le confiara también la administración de los caudales públicos. En 1990 el Gobierno del Estado le dio la Medalla al Mérito Cívico. Don Víctor tuvo una vida plena de satisfacciones, pues disfrutaba de trabajar sin más descanso que visitar su rancho en Agualeguas un día a la semana. Todo aquel que iba a la Tesorería del Estado a realizar algún trámite y solicitaba verlo, siempre lo atendía. Su capacidad profesional y su don de gentes ayudó mucho a solucionar las recurrentes crisis económicas que han sufrido las finanzas estatales. En lo personal guardo gratos recuerdos de don Víctor, pues su apoyo fue determinante para consolidar el patrimonio del Colegio de Ingenieros Civiles de Nuevo León, que entonces yo presidía. Don Víctor Gómez Garza, "El tesorero del estado" murió en octubre de 1999.