Nacional

Sector privado pide proteger el poder adquisitivo

México - El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) consideró fundamental proteger el poder adquisitivo, pues el consumo podría debilitarse como soporte del crecimiento económico del país.

El organismo de investigación y análisis del sector privado destaca que hasta ahora el principal motor del crecimiento de la economía se ha concentrado en la evolución del consumo, pero su dinamismo ha respondido a factores que pueden considerarse temporales.

Así, dada la coyuntura, es probable que estos factores puedan comenzar a moderar su efecto y reflejarse en una mayor cautela de los hogares a la hora de adquirir bienes y servicios, lo que podría redundar en un menor ritmo de avance de la actividad económica en la segunda mitad del año.

Expuso que uno de los factores que ha contribuido de manera importante en el dinamismo del consumo es la tendencia a la baja en la inflación, la cual se aceleró a partir de principios de 2015.

En su reporte semanal "Análisis económico ejecutivo", apunta que del cierre de 2014 hasta junio del presente año, el salario mínimo real tuvo una ganancia de 8.7 por ciento, más del doble de lo que se recuperó entre 2000 y 2014.

Sin embargo, la tendencia a la baja de la inflación al consumidor, que la ha llevado a mantenerse por debajo de la meta puntual de 3.0 por ciento del Banco de México (Banxico), se ha moderado poco a poco, con la expectativa de un repunte en la segunda mitad del año.

Explica que esto se debe a que las presiones del tipo de cambio han comenzado a incidir de manera importante en los precios al productor, que en junio reportaron un crecimiento anual de 5.61 por ciento, lo que eleva los costos de las empresas que en algún momento tendrán que trasladar a los precios finales.

Asimismo, en algunos precios finales que propiciaron que la inflación subyacente, la que excluye los precios más volátiles de la economía, se ubicara en 2.97 por ciento y acumular cuatro meses consecutivos por arriba de la inflación general.

"Un repunte de la inflación ocasionaría que las ganancias del salario real se moderaran, e incluso podrían revertirse", advierte el CEESP.

Señala que esta preocupación aumenta cuando se observa que la debilidad del tipo de cambio presiona cada vez más los precios. "Si bien hasta el momento el efecto inflacionario sobre los salarios es reducido, ya comienza a dar señales de un posible impacto en el corto plazo", argumenta.

Refiere en este sentido que el Banxico, como parte de su objetivo de preservar el poder adquisitivo de la moneda, ha instrumentado mecanismos con el fin de limitar el impacto de una mayor debilidad del tipo de cambio, pero esto no asegura que haya un aumento de los niveles de inflación en los siguientes meses.

No obstante, precisa, la expectativa de que el ritmo de crecimiento de la economía se moderó en el segundo trimestre sin posibilidad de un repunte importante en la segunda mitad del año, puede ser un factor que ayude a controlar la evolución de los precios.

El organismo privado considera que la coyuntura resalta la importancia de cuidar los aspectos fundamentales para evitar que la estabilidad macroeconómica se deteriore y propicie un entorno más complejo para los años siguientes.

Añade que para los siguientes meses habrá que estar atentos al impacto que tendrán los aumentos en los precios de gasolinas y tarifas eléctricas que se autorizaron a partir de julio de este año.