25/09/2018
Editoriales

Los Grandes Gobernadores de Nuevo León. Bonifacio Salinas Leal, tercera parte

En los dos textos anteriores vimos los antecedentes de Bonifacio Salinas Leal, su desarrollo militar y su llegada a la gubernatura de Nuevo León. Su buena conducción del gobierno dio por resultado que el estado retomara los mejores niveles de crecimiento anteriores hasta alcanzar a ser el polo de desarrollo industrial más importante durante “El Milagro mexicano”. El plan de contingencias para afrontar las posibles consecuencias de la guerra mundial y su coordinación para el encuentro en Monterrey de Ávila Camacho y Franklin D. Roosevelt, realizado en abril de 1943, en el cual se acordaron temas trascendentales para ambas naciones, son dignos de estudio.

 

Fue un gran gobernador de Nuevo León, y de los pocos que después de terminada su administración continuó su carrera política.En 1946 el general Bonifacio Salinas Leal fue designado comandante del tercer regimiento de caballería con residencia en Silao, Guanajuato. Por cierto, llegando a la comandancia sucedió una tragedia: tras las elecciones municipales en León, donde se alzó con la victoria el candidato del Partido de la Revolución Mexicana, Ignacio Quiroz, el grupo de oposición llamado Unión Cívica Leonesa, no aceptó el resultado electoral, tratando de imponer por la fuerza a Carlos Obregón, su candidato derrotado.

 

La matanza de León

El Estado solicitó apoyo del gobierno federal y a Salinas le instruyeron movilizar tropas para resguardar el palacio municipal y asegurar que el ganador Ignacio Quiroz tomara el poder. El caso es que el conflicto escaló a un enfrentamiento armado, muriendo un centenar de manifestantes y 26 elementos federales. Un evento de tal magnitud no pasó desapercibido en la opinión pública nacional. La Unión Cívica Leonesa decía que las tropas de Salinas Leal actuaron alevosamente contra el pueblo que reclamaba democracia, y el estado alegaba que la turba amenazaba con linchar a los funcionarios electos. Este episodio se conoce como La Matanza de León, y a la plaza donde sucedió se le llama Plaza de los Mártires del 2 de enero de 1946.

 

Luego de este problema, Bonifacio Salinas Leal tuvo otros encargos militares menores, que combinó con su vida privada y negocios particulares. Hasta que en 1951 cuando fueron creadas nueve regiones militares, ocupó la Quinta Región que abarcaba los estados de Michoacán, Jalisco, Nayarit, Colima y Aguascalientes.el 9 de enero de 1959 el presidente Adolfo López Mateos nombró a Bonifacio Salinas Leal gobernador del territorio de Baja California Sur.

 

Gobernador de Baja California Sur

Existíandos territorios federales, tierras que no tenían las características para ser estados federados: Quintana Roo y Baja California Sur. Estos entes eran gobernados por los poderes federales según la Ley de Territorios Federales, que regía también en el Distrito Federal. Los jueces federales ejercían jurisdicción en todas las materias, las cámaras de la Unión legislaban igual en todas las materias y el Presidente de la República nombraba a sus administradores llamados regente en el Distrito Federal y gobernadores en los territorios.

 

Salinas Leal gobierna BCS acompañado de varios nuevoleoneses

Los surbajacalifornianos se quejaban desde el principio que Bonifacio Salinas Leal no tenía arraigo en el territorio, y a su nombramiento temían estableciera una pequeña dictadura militar de las que ya habían sufrido varias como la de Rafael Pedrajo (1936-1940) y Francisco José Múgica (1940-1946). Pero Salinas Leal hizo una buena gestión pública, incorporando a su gobierno algunos nuevoleoneses destacados como Eloy Cantú Garza, Elías Martínez, y Napoleón Cantú Serna, entre otros. 

 

La obra de Salinas Leal en la gubernatura de BCS

Sin embargo, su más importante promesa la incumplió: Hacer de Baja California Sur un estado.Pero con la experiencia de Nuevo León, Bonifacio Salinas se aplicó en resolver los principales problemas como el agrario del Valle de Santo Domingo, un espacio con gran potencial, pero endeudado por más de doce millones de pesos en maquinaria y equipo agrícola. Ante semejante deuda, la población suspendió su producción y además sufría comprando alimentos muy caros que venían de otras entidades. Salinas gestionó con la federación una sucursal del banco de Crédito Agrícola y Ejidal que asumió la deuda de los campesinos y les brindó apoyo para reiniciar sus actividades agrícolas y ganaderas.

 

Además, instituyó una red local de distribución de carne, huevos, leche, cereales y frutas abaratando los precios y reduciendo la introducción de alimentos. Construyó las carreteras Santo Domingo- La Paz; y La Paz- Todos los Santos- San José.Un centro de salud en La Paz y sanatorios en Loreto y Villa Constitución, además de siete planteles de educación preescolar y primaria. En la ciudad de La Paz erigió la Escuela Secundaria y Preparatoria José María Morelos y Pavón.

 

En 1960 reconstruyó el palacio de gobierno, antes palacio federal, que sería conocido como “el Palacio de Cantera”, tal como el de Nuevo León. En 1962 introdujo el drenaje en el malecón de La Paz y el suministro de agua potable.

 

Crece el prestigio político de Bonifacio

Al final de su gobierno, el territorio se había convertido en el principal introductor al oeste de Estados Unidos de ejote, chícharo, pepinos, calabacitas, espárragos, melón chino y tomate fresco. El Territorio de Baja California Sur llegó a tener 30 mil cabezas de ganado vacuno, 250 mil caprinos y 15 mil porcinos.La pesca resurgió, llegando a producir 130 toneladas de pescados de escama y tiburón al año. Su prestigio creció recibiendo visitas políticas de nivel internacional. Aún circula una fotografía en la que aparece en alguna playa de la península con el ex presidente Dwigth D. Eisenhower 

 

Lo sustituye en la gubernatura sudcaliforniana Cervantes del Río

Sin embargo, la política es la política, y a pesar de sus logros, el Frente de Unificación Sudcaliforniano que buscaba la erección en estado del territorio, se quejó con el presidente de la Republica de la falta de arraigo de Salinas Leal y de su desinterés por buscar el estatus de estado. Finalmente, en 1965, el secretario de gobernación llamó a Bonifacio Salinas a la capital y anunció que no volvería a Baja California, sustituyéndolo Hugo Cervantes del Río, primer gobernador civil de ese territorio.

 

Se despide de la vida pública siendo senador por Nuevo León

El último cargo político importante de Bonifacio Salinas Leal fue el de Senador por el estado de Nuevo León electo para el periodo 1973-1979 correspondiente a las legislaturas XLVIII Y XLIX del Congreso de la Unión. 

 

En la primera legislatura se dieron importantes cambios a las leyes para fomentar la inclusión de los jóvenes al deporte, a la participación política y al medio laboral.Y llegaron los grandes cambios políticos y sociales como fue la reforma democrática de López Portillo que dio acceso a todos los partidos políticos a los cargos de elección popular. 

 

Finalmente, retirado a la vida privada, falleció el 9 de octubre de 1982 en la Ciudad de México y sus restos fueron trasladados a Monterrey.

 

Fuentes

 

Camerino Berduzco, Historia General de la Baja California Sur, los procesos políticos.

Doralicia Carmona, Memoria Política de México

Obama Cortés, La noche que los ángeles lloraron.