24/09/2018
Editoriales

Entrecurules 04 09 2018

En el año 1913 la situación era tan delicada en el país que el Senador de la República de aquellos tiempos, Belisario Domínguez, desde la tribuna de esa Cámara, hizo un llamado a sus colegas a cumplir con su deber de representación nacional, a deponer de la Presidencia de la República a Victoriano Huerta para salvar la Patria.

 La medida fue justificada por Domínguez por ser el contra quién protestan, con mucha razón, todos nuestros hermanos alzados en armas y de consiguiente, por ser el quien menos puede llevar a la pacificación del País, supremo anhelo de los mexicanos.

 "Me diréis señores, que la tentativa es peligrosa, porque Huerta es un soldado sanguinario y feroz, que asesina sin vacilación ni escrúpulo a todo aquel que le sirve de obstáculo".

 Incontenible Domínguez siguió con su discurso:

 "No importa señores, la Patria exige que cumpláis con vuestro deber, aún con el peligro y aún con la seguridad de perder la existencia.

 Si en vuestra ansiedad de volver a reinar la paz en la República, OS habéis equivocado, habéis creído las palabras falaces de un hombre que OS ofreció pacificar la Nación en dos meses, y le habéis nombrado Presidente de la República, hoy que veis claramente que este hombre es un impostor, inepto y malvado, que lleva la Patria a toda velocidad hacia la ruina, dejareis por temor a la muerte que continúe en el poder?

 "Penetrad en nosotros mismos, y resolved esta pregunta. "Qué se diría de la tripulación de un gran navío que en la más violenta tempestad y en un mar proceloso nombrara piloto a un carnicero que, sin ningún conocimiento náutico, navegara por primera vez y no tuviera más recomendación que la de haber traicionado y asesinado al capitán del barco? Vuestro deber es imprescindible, señores. La patria espera de vosotros que sabréis cumplirlo.

Cumplido ese primer deber, será fácil a la representación nacional cumplir con otros que de él se derivan...

El valor civil de Domínguez, lo hizo enfrentarse al gobierno espurio de Victoriano Huerta y como consecuencia de su discurso pronunciado en la tribuna del Senado, fue asesinado unas cuantas horas después, el 7 de octubre de 1913.

Don Belisario nació el 23 de abril de 1863 en Comitán, Chiapas

Se recibió de Médico en Paris. De regreso a su estado, se dedicó al ejercicio de su profesión y en 1911 fue presidente del Ayuntamiento de Comitán. Más tarde, fue Senador suplente, pero después de los primeros de marzo de 1913 desempeño el cargo por el fallecimiento del propietario.