20/Aug/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Junio 12 de 1911: el ex gobernador de Nuevo León, Bernardo Reyes es propuesto por todos los comités reyistas para la Vicepresidencia de la República, haciendo fórmula con Francisco I. Madero, quien era propuesto para la Presidencia. El general Reyes, quien había regresado apenas el día cuatro anterior del destierro en la isla de Cuba, se cruzó en el camino con su antiguo jefe Porfirio Díaz, quien iba precisamente en calidad de desterrado a Francia, en donde murió. Sin embargo, Bernardo Reyes ya estando en libertad de competir, publicó un manifiesto en el cual sí apoyaba a Madero, pero declinaba su candidatura y agradecía a los clubes reyistas del país su apoyo. Sin embargo, el 4 de agosto Reyes cambia de opinión respecto a su apoyo a Madero y en un manifiesto a la Nación, dice aceptar su postulación, pero no a la vicepresidencia de la República, sino a la Presidencia. Y de inmediato, tres días después, da a conocer su programa de trabajo que se basaba en 17 puntos de gran contenido social. La historia de don Bernardo Reyes es bien interesante pues un hombre valioso y valiente terminó sus días en condiciones extrañas. Su hijo Alfonso Reyes, el Regiomontano Universal, sufrió la muerte de su padre y el peso de sus últimas acciones en contra de Francisco I. Madero.