21/11/2018
Editoriales

SE INTENSIFICA CAMPAÑA ANTI RUSA Y CONTRA PUTIN

La campaña de odio contra Rusia y contra el Presidente Vladimir Putin se ha acelerado día tras día durante el tiempo que le queda a Barack Obama en la Casa Blanca, y se ha generado un clima de preparativos de guerra. El diario New York Times del 12 de octubre encabezó la andanada del día, con un editorial firmado por el Consejo Editorial, en el donde siguen acusando al aspirante presidencial republicano, Donald Trump, de ser el "perrito faldero del señor Putin" por negarse a hacerse eco de la campaña contra Rusia.

"Es inaceptable que el señor Trump se niegue a aceptar el papel de Rusia al respaldar al dictador brutal de Siria, Bashar al-Assad, y condenar el bombardeo que ha matado a miles de civiles en Alepo y otras partes. En vez de esto, Trump ignora la guerra civil y en efecto alba no solo a Rusia sino al señor Assad y a Irán por 'matar al EIIS', EL Estado Islámico", dice el editorial.

El descarado e hipócrita editorial del NYTimes está acompañado de una diatriba en la que acusa al gobierno de Rusia de utilizar una "maskirovka' (o sea, desinformación) en la conducción de la guerra, y menciona el caso de la supuesta invasión a Crimea y el supuesto despliegue de soldados rusos en ropa de civil al oriente de Ucrania, e insiste que fueron los bombarderos rusos los que atacaron el convoy de ayuda humanitaria en Siria el mes pasado, y no los drones de Estados Unidos como ha quedado patente.

"Los expertos temen", escribe el NYTimes, "que el próximo teatro para tales tácticas puede ser la región del Báltico, donde viven minorías importantes de origen étnico ruso y se ubica la importante base militar rusa en Kaliningrado". De ahí pasa el NYTimes a dar el escenario totalmente inventado que vienen promoviendo los belicistas de la Casa Blanca, de una supuesta invasión rusa a los Estados del Báltico, bajo el pretexto del hundimiento de un buque comercial que da la excusa para una invasión parcial de las tropas rusas.

Luego la revista Foreign Policy tiene un artículo de Peter Rough titulado "¿La mejor forma de derrotar al Estado Islámico y tener éxito en Siria? Rechazar a Putin?". El Rough acusa a Rusia de ignorar muchos ofrecimientos de Occidente para colaborar en Siria, porque Rusia busca una política de control sobre todo el corredor que va desde Damasco hasta Latakia y a Alepo, y propone una respuesta dura de Estados Unidos en contra de la presencia rusa en Siria. Rough sugiere que a raíz de que se derrumbar los acuerdos diplomáticos entre el secretario de Estado de EU, John Kerry y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, el Presidente Obama va a convocar una reunión del Consejo de Seguridad Nacional para decidir como intensificar sus actividades militares en Siria. El articulista se pronuncia a favor de dar un mayor respaldo militar a los rebeldes sirios que combaten al gobierno sirio en las provincias de Homs, Idlib y Alepo, es decir, ¡los grupos terroristas aliados a Al-Qaeda y al Estado Islámico!

"A menos de que Estados Unidos ayude a forjar un nuevo orden regional que faculte a estos árabes sunitas moderados en contra de la dominación chiíta, estamos condenados a un juego perpetuo de corretear terroristas por toda la región". Rough apoya plenamente la invasión turca al norte de Siria, dirigida contra los curdos, y agrega que "el gobierno de Obama debe apoyar agresivamente a Turquía en su respaldo al Ejército Sirio Libre en la provincia de Alepo". Asimismo, propone que Estados Unidos arme y apoye el recién formado Ejército Libre de Idlib, y termina diciendo que Kerry debe renunciar si Obama no autoriza una escalada militar mayor de Estados Unidos para "imponer costos significativos a Rusia, Irán y a Assad". (Estos son precisamente las "ilusiones diletantes" a las que se refería el vocero del Ministerio de Defensa Rusa).

Luego durante su intervención en una conferencia del Consejo Atlántico en Washington, DC, el pasado 6 de octubre, el ex secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, propuso que los países miembros de la OTAN aumenten su gasto en defensa para enfrentar a Rusia. Rasmussen alega que Putin solo respeta "la demostración de poder" y esa es la única forma de impedirle una confrontación directa con la OTAN en Europa. (El problema es que todos los Estados miembros de la OTAN están en quiebra, por querer salvar primero a su sistema bancario quebrado).