19/04/2018
Editoriales

El rompimiento del gobernador chihuahuense Javier Corral con el candidato panista Ricardo Anaya va a traer consecuencias

El rompimiento del gobernador chihuahuense Javier Corral con el candidato panista Ricardo Anaya va a traer consecuencias, pues no sólo se trata de las posiciones en las candidaturas al senado y a las diputaciones federales, sino una definición de liderazgo... ninguno de los dos puede dar marcha atrás so pena de perder figura ante los suyos y desde luego, todo ello repercutirá en las intenciones del voto... porque imaginémonos que da reversa Javier Corral, y eso lo debilitará en su pelea contra el gobierno priista de Peña Nieto, pues la gente puede pensar que así como dio reversa ante Ricardo Anaya, la dará frente a Peña Nieto...y ese lujo es de los pocos que no se puede dar el aguerrido gobernante chihuahuense... ¿estamos?...///

Y si quien recula es el joven Ricardo Anaya, está peor porque eso significa que efectivamente se trata de un político gandaya que a la primera oportunidad se queda con todo lo que tiene enfrente y de eso ya los mexicanos estamos hartos... lo peor es que no sería la primera acusación contra Anaya, pues ya trae encima la de tráfico de influencias para hacer de su familia una nueva rica creciendo su patrimonio exageradamente... y luego la de lavar dinero con una asociación civil, que es de su propiedad... total, que este debate por las candidatura panistas no les va a resultar favorable por ningún lado que se le vea... ¿estamos?...///

Localmente se están acomodando las cosas al interior de cada partido para saber quien es quien en la boleta electoral, pues algunos partidos prometen sorpresas y además los candidatos independientes no han quedado definidos totalmente... en cuanto a los alcaldes que buscan su reelección tienen hasta abril para dejar a un interino mientras se van a buscar el voto, y quienes van a buscar otra posición electoral, deben regresar luego de su registro definitivo ante la CEE o el INE, dependiendo del caso que se trate, para presentar su renuncia también en abril... esperemos que las cuentas no nos fallen, pero si acaso no serán estos los plazos, por ahí deben andar... lo cierto es que no sabemos qué pensarán los electores a la hora de cruzar las boletas pues todo puede pasar por la mente de ellos, ya sea una calificación de cómo han hecho las cosas,o expresar tanto su filiación política o sus preferencias personales... ¿cuál irá a ser el criterio que prevalecerá?... sépala...///