17/02/2019
Editoriales

Audiencia Pública

La terrible explosión de Tlahuelilpan, Hidalgo, que ocasionó 66 muertes, fue producto de una fuga de una toma clandestina de la que robaban combustible los huachicoleros del poliducto Tuxpan-Tula, es la peor tragedia que haya sucedido durante un robo de hidrocarburos… ya habíamos visto que poliductos agujereados contaminaban ríos, otros que explotaban, algunos incluso hiriendo a los huachicoleros pero hasta el accidente de ayer, sólo con quemaduras menores… sin embargo, esta explosión fue de proporciones gigantescas y por tanto, dramáticas, pues los videos tomados por gente que se salvó del fuego son increíbles, de un espectáculo dantesco que faltan palabras para describirlo…///

Lo único que se podría considerar no tan malo de este accidente, es la exhibida que se están dando algunos fanáticos maniqueístas, que ya andan culpando de este accidente a los partidos políticos del país, pensando que eso les dará más peso para culpar de todo lo malo que suceda a los “enemigos” del pueblo… esto tiene algo de positivo porque le da al público una mejor idea de cómo se están manejando estos seguidores del presidente López Obrador, quien, por cierto, se mostró respetuoso y cauto en sus declaraciones en el tema… hace bien el presidente al no darle pie a la rama exótica del árbol de sus fans, que está esperando un gesto suyo para incendiar el bosque, comenzando con las redes… ///

Ahora sí que la tragedia le pegó fuerte a los más necesitados, pues ni modo que todos hayan sido huachicoleros, en la forma alegre que se les ve bañándose en combustible, se advierte que estaba todo el pueblo, algo así como cuando se vuelca un camión cargado de cerveza y que todos los que ven el accidente enloquecen y se llevan un six de cerveza tirada en la carretera aunque no sean bebedores… Audiencia Pública considera que algo así pudo suceder, pues muchos pensaron que el valioso líquido se estaba desperdiciando…/// 

Este accidente disminuyó la noticia del supuesto suicidio de Carlos Eduardo Martin Bringas, copropietario de Soriana, cuyas fotografías estaban inundando la red cuando llegaron las gráficas del accidente en Hidalgo… pero eso no significa que en Monterrey no haya conmoción por la desaparición de Carlos Eduardo, quien tenía aquí muy buenos amigos… panista recalcitrante y empresario audaz, se distinguía por su trato caballeroso… QEPD…///