26/Oct/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Septiembre 28 de 1934: disuelve por decreto el gobernador Pablo Quiroga a la Universidad de Nuevo León, creada apenas en 1933. Esta decisión vino a raíz del programa del presidente Lázaro Cárdenas de socializar la educación en México, y Nuevo León no sería la excepción para su proyecto nacional. En ese contexto, el rector Ángel Martínez Villarreal reconvirtió la ideología original de esa Casa de estudios universitarios para cancelar la libertad de cátedra. Esto generó protestas entre la sociedad regiomontana y desde luego, de la comunidad universitaria, mismas que terminaron con el estallamiento de una huelga en señal de molestia por tales medidas.

En esta fecha se creó la Comisión Organizadora de la Universidad Socialista, y pronto -el 7 de septiembre de 1935-, el propio gobernador Quiroga la sustituyó por Servicio de Cultura Superior, entidad cuya misión era continuar con las clases de corte marxista. Además, el gobernador creó el Instituto de Orientación Social, la Escuela del Cooperativismo, y la Escuela normal Socialista, instituciones con el mismo corte ideológico. Pero cinco años después, conforme a la política nacional del péndulo estabilizador, al acceder Manuel Ávila Camacho a la presidencia de la República, se replanteó el tema y pronto hubo de nuevo libertad de cátedra y se reabrió la Universidad de Nuevo León. Hoy nuestra Máxima Casa de Estudios tiene 87 años de vida, más de 200 mil estudiantes, y un gran prestigio nacional porque de ella han egresado grandes mexicanos cuyas carreras profesionales nos enorgullecen a todos.