Nacional

Programas sociales, propuesta principal de candidatos del PRI

A pesar de las derrotas recientes en diferentes estados como Veracruz, Chihuahua o Quintana Roo, la dirigencia priista sigue apostando fuerte y casi únicamente a los llamados "programa sociales" como la vía para ganar elecciones y no el cambio de oferta política y económica más allá del modelo neo liberal. Esto parece ser muy claro en el Estado de México y en Coahuila. El candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México, Alfredo del Mazo, declaró en Atlacomulco este miércoles que "los programas sociales continuarán y se ampliarán" si llega a la gubernatura. Hablo de, por ejemplo, "un programa para apoyar a mujeres mayores de 50 años" y reiteró lo del "salario rosa" para amas de casa. Un día antes, en La Paz, Del Mazo habló del programa "50 y más", para personas mayores que "quieren emprender un negocio".

A finales de marzo el gobernador del estado Eruvíel Ávila declaró que no importaba si los partidos de oposición iban a quejarse a la FEPADE o al INE o "hasta la ONU", los "programas sociales continuarán" porque "así lo indica la ley mientras no sean condicionados y no andemos presionando a la gente para una decisión futura".

El gobierno de Eruviel destina al menos desde el 2015 un 70% de su Prepuesto de Egresos a los programas sociales. Estamos hablando de un presupuesto total de 177 mil mdp, de los cuales se destinaron 151 mil mdp para la Sedeso estatal. En el 2017 el presupuesto de Egresos será de 221 mil mdp y de aplicar en forma similar. En esa entidad existe la mayor "diversidad" y sofisticación de estos programas pues los hay desde la ayuda a adultos mayores; a emprendedores; becas para jóvenes de la UNAM, la UAM o el Poli; para madres solteras; para "desarrollo de la comunidad"; para "una infancia memorable"; para "respaldar un sueño", e incluso ayuda para que migrantes cursen en los Estados Unidos High school o Bachellor.

Últimamente, en los meses previos a las elecciones, el gobierno de Eruviel Avila emitió un decreto, el No. 197, que permite que, en pleno proceso electoral, el gobierno podrá repartir "dinero y enseres", a negocios como papelerías, salones de belleza, herrerías, centro de cómputo, imprentas etc. y podrá también distribuir en el campo equipo agrícola, sistemas de riego, fertilizantes, ayuda técnica etc. En Coahuila, donde también se realizan elecciones, los recursos son relativamente menores pero los programas sociales seguirán hasta el día 15 de mayo, es decir, sólo 20 días antes de las elecciones.

El gobierno destinará para ello de un prepuesto de egresos total de 43 mil mdp, 1178 mdp a la SEDESO estatal, pero podrá "dispersar" recursos por otras vías como; "atención médica" –que no es lo mismo que la Secretaria de Salud –, por 22,713 mdp. También vía el programa de "Atención y nutrición familiar" a donde irán 1, 289 mdp, y a otros como "alimentación infantil" por 1634 mdp etc.

En Coahuila, desde mediados del 2016, la SEDESO local y la SEDESOL federal compartieron la información "socioeconómica " de 1.3 millones de coahuilenses que están dentro el Sistema de Fiscalización del Desarrollo (Sifode) federal y el estatal llamado, "Coahuila habla", y donde ambas dependencias tienen el padrón y el "perfil" de necesidades de esas familias y personas, la mayoría de las cuales se encuentran en condiciones económicas comúnmente llamadas "de vulnerabilidad" o de "pobreza " y "pobreza extrema. El candidato del PRI, Miguel Riquelme, adoptó como lema de campaña el de; "Jalemos juntos" y ha hecho promesas como la pensión a los adultos mayores, pagar las medicinas que no tenga el IMSS o el ISSSTE, 300 guarderías para mujeres trabajadoras etc. Un aumento salarial no, porque, dijo, "se necesita crear condiciones para atraer la inversión" y la mano de obra barata es una de ellas.